SUCESOS

La versión del niño de 5 años, clave en la investigación del doble crimen

El presunto asesino, que pasará esta mañana a disposición judicial, no colaboró ayer con la Guardia Civil en el registro de la vivienda y en la reconstrucción de los hechos

Llegada del presunto asesino a la residencia familiar. DA
Llegada del presunto asesino a la residencia familiar. DA

 

Entre gritos de “asesino” proferidos por el vecindario desde las ventanas próximas a la vivienda número 22 de la calle Ramón y Cajal de Adeje, una decena de agentes de la Guardia Civil y del servicio de Criminalística del cuerpo introdujeron ayer a Thomas R.H., de 43 años, en la casa en la que habitaba hasta el pasado martes para proceder a una inspección ocular. El presunto autor de las muertes de su esposa, Silvia, de 39 años, y de su hijo mayor, Jacob, de 10 años, los tres de nacionalidad alemana, permaneció desde las 13.30 horas hasta las 15.40 durante el registro de los agentes en busca de pruebas.

A la salida se reprodujeron los mismos insultos hasta que fue introducido en el vehículo camuflado en el que había llegado desde los calabozos de Playa de Las Américas en dirección, según pudo saber este periódico, al lugar donde hallaron los cuerpos con signos de violencia el miércoles por la tarde. Fuentes próximas a la investigación confirmaron que el supuesto parricida no colaboró con la Guardia Civil durante la reconstrucción de los hechos y mantuvo su versión de que sus familiares estaban con vida cuando abandonó la zona montañosa del municipio sureño en la que aparecieron los cadáveres.

El menor de 5 años, hijo de la pareja que logró huir de la cueva en la que se produjeron los hechos, fue localizado por una vecina del barrio de La Quinta después de caminar una distancia de cuatro kilómetros. El pequeño estaba desorientado, entre los riscos, rodeado de una espesa niebla. Desde la cueva ubicada en medio del barranco del Agua y del barranco del Burro echó a correr, asustado por la terrible paliza con la que su padre acabaría con la vida de su madre y de su hermano.

La información aportada por el menor resultó decisiva para la localización de los cuerpos y la detención del presunto criminal, hasta el punto de que fuentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado reconocen que la versión aportada por el niño, es impropia de su edad y ha resultado fundamentales para avanzar en la investigación. El pequeño está en manos de la Dirección General del Menor de la Comunidad Autónoma a la espera de la llegada a la Isla de sus abuelos maternos.

La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, manifestó ayer que la Justicia será la que determine cuándo el niño volverá a Alemania con su familia. “Aunque nos pudiera apetecer que cuanto antes el menor volviera a su vida normal con su familia en su país, evidentemente ha sido testigo de una atrocidad y probablemente sea la Justicia la que determine en qué momento podrá volver a Alemania”, manifestó Valido, que indicó que el menor está “correctamente atendido desde el minuto uno”. Además de conocer el futuro inmediato del menor, también se está a la espera de conocer el resultado de la autopsia de la mujer y de su hijo.

Las fuentes consultadas indican que el presunto autor de las muertes, que pasará esta mañana a disposición de la juez de violencia contra la mujer de Arona, había diseñado minuciosamente su macabro plan cuando salió el martes por la mañana supuestamente de excursión con la familia a una zona próxima al Hoyo del Agua. “Todo apunta que lo tenía bien preparado y de no ser por el niño pequeño no nos hubiésemos enterado o sabe Dios cuándo”, manifestó ayer el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, que indicó que “los primeros datos apuntan a que la pareja estaba en proceso de separación”.

Además, se refirió al matrimonio y a los niños como “personas de tránsito”. “Estaban asentándose, pero no estaban empadronados”, afirmó a los periodistas minutos después de que el Ayuntamiento de Adeje aprobara por unanimidad una declaración institucional de condena ante este acto violento, de condolencia y solidaridad a los familiares de las víctimas y de reconocimiento a todo el operativo que ha participado en las tareas de búsqueda.

El Pleno, convocado con carácter extraordinario y urgente, acordó declarar dos días de luto oficial, ayer y hoy, suspendiendo los actos organizados por el Ayuntamiento y con el izado de las banderas a media asta. En el transcurso del mismo, el alcalde expresó el “sentimiento de dolor, pena e indignación que embargan a los adejeros” y subrayó la “consternación por el tremendo crimen que ha ocurrido en nuestro territorio con esta familia alemana que pone de manifiesto que la violencia machista no tiene país y en este caso, además, contra los niños”.

Al término del Pleno, más de 300 personas participaron en una concentración frente al Ayuntamiento, donde se guardó un minuto de silencio y se leyó un manifiesto de condena del terrible suceso. “Hoy, dos brutales crímenes nos obligan de nuevo a denunciar y poner sobre la mesa que estos asesinatos no son casos aislados, sino que forman parte de una aterradora sucesión de crímenes que nos lleva a preguntarnos una vez más por el valor que, para esta sociedad tiene la vida de las mujeres. Debemos implicarnos más, como ciudadanía pero también desde el ámbito político y judicial para encontrar las herramientas de de verdad acaben con los asesinatos de las mujeres”.

El doble asesinato ha causado una gran conmoción en toda la Isla, donde instituciones como el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz han convocado para hoy concentraciones de repulsa frente a sus sedes. La Delegación del Gobierno también ha anunciado un minuto de silencio para esta mañana.

Las muestras de repulsa por el doble crimen comenzaron ayer con convocatorias como una “cacharrada” del Foro Contra la Violencia de Género en la Plaza de la Candelaria.