La Palma

Evaluarán la gravedad de la afectada por Síndrome de Diógenes

La Asociación de Salud Mental de La Palma muestra su disponibilidad a colaborar con el Ayuntamiento para salvaguardar la salud y el bienestar de la mujer que continúa ingresada en el Hospital tras la detección de una conducta

Imagen de archivo del Hospital General de La Palma, donde se realizó la operación. | DA
Imagen de archivo del Hospital General de La Palma, donde la vecina de Breña Baja permanece ingresada. | DA

El Ayuntamiento de Breña Baja deberá pedir al Hospital General de La Palma la evaluación, por parte del Servicio de Salud Mental del centro sanitario, de la vecina de Breña Baja ingresada desde hace más de dos semanas e intervenida quirúrguicamente, tras ser detectado por parte del propio consistorio y con la inmediata intervención del departamento de Asuntos Sociales, de un escenario doméstico caótico e indicador de lo que parece un claro caso de Síndrome de Diógenes. Fuentes cercanas a la afectada, han asegurado a este periódico la voluntad de la paciente de dar una autorización concreta y limitada para que el Ayuntamiento proceda a la limpieza de su hogar y al desalojo de las basuras, muebles y objetos de distinta procedencia que se apilan en esta vivienda, en una urbanización de promoción pública de San José, a escasos 100 metros de la casa consistorial.

El Ayuntamiento ha instado a Fiscalía a valorar una posible incapacitación en el caso de esta vecina, un proceso en el que, si es necesario estará apoyado por la Asociación de Salud Mental de La Palma (AFEM), que desde su constitución en la Isla ha tramitado hasta cinco casos de incapacitación en virtud de un procedimiento por el que optan cuando “se evidencia que no se puede dejar a una persona con antecedentes de este tipo desamparada y sin tomar decisiones”. Aclaran desde la asociación, que preside Mary Paz Magdalena, técnico y miembro fundador de AFEM, que “alguien competente, entidad o persona particular, debe promover este proceso para proteger a la propia persona”.

El Síndrome de Diógenes estaría dentro de un patrón de conducta que indica un dolencia mental que podría ser grave y que requiere de vigilancia y tutela. Este patrón de conducta en el caso de la vecina afectada, requerirá además de la preceptiva evaluación psiquiátrica, de la posterior convocatoria de lo que se denomina “Consejo Familiar” para diagnosticar esta enfermedad, en la que resulta fundamental que la propia familia informe sobre la situación, ya que el paciente no lo hará por si mismo. La declaración de incapacidad, caso de prosperar, supondrá que la paciente requiere de una vigilancia y una tutela muy marcada o bien determinar el grado de tutela necesaria o de curatela, algo que solo se decidirá tras una valoración forense y médica en virtud de la cual se modularán sus derechos y deberes.

El aislamiento social, la reclusión en el propio hogar y el abandono de la higiene son las principales pautas de conducta de estos enfermos, que llegan a acumular grandes cantidades de basura en sus domicilios y a vivir voluntariamente en condiciones de pobreza, incluso extrema. Los pacientes que sufren esta enfermedad no tienen conciencia de la misma y rechazan la ayuda externa.