Candelaria

La Virgen ‘guanche’

Una multitud de peregrinos de todas las islas llega a Candelaria para celebrar la festividad de la Patrona de Canarias; la Villa Mariana vive hoy el día grande

La ceremonia de los guanches, como se la conoce, congregó a miles de personas, que siguieron atentamente el desarrollo de la representación del hallazgo de la Virgen de Candelaria. Fran Pallero
La ceremonia de los guanches, como se la conoce, congregó a miles de personas, que siguieron atentamente el desarrollo de la representación del hallazgo de la Virgen de Candelaria. Fran Pallero

Desde las seis de la tarde numerosas personas ocupaban ya un asiento en la plaza de la Patrona de Canarias. A pesar del fuerte calor y el sol de justicia, esperaban pacientemente en las sillas preparadas para asistir a la que se ha convertido en una de las tradiciones que más fuerza ha ganado en la festividad de la Virgen de Candelaria. La conocida como ceremonia de los guanches volvió a congregar, un año más, a miles de visitantes, que no quisieron perderse la representación del hallazgo de la Virgen en la playa de Chimisay (hoy El Socorro), cuyo origen se remonta 250 años atrás.

A las 20.00 horas, con la Patrona de protagonista, luciendo el más antiguo de sus mantos, en el que están representadas las siete islas sobre un fondo beige, comenzó la recreación de un momento lleno de emoción, pero también de devoción. El colectivo Los Guanches de Candelaria volvió a emocionar a los presentes con la teatralización del descubrimiento por dos pastores guanches de la imagen de una mujer con un niño en brazos sobre una roca, cuando se disponían a llevar al ganado hasta la orilla del mar.

La adaptación de la obra de Fray Alonso de Espinosa dio inicio entonces, recordando que los guanches tenían prohibida cualquier conversación con una mujer en un lugar desierto. Los pastores le hacen señas para que se aparte, pero ella permanece inmóvil sin responder a sus requerimientos. Uno de ellos trata entonces de lanzarle una piedra y su brazo se queda yerto. El otro intenta herirla con su tabona (cuchillo), aunque, ante su asombro, se hiere a sí mismo. Extrañados, huyen del lugar y cuentan los hechos al mencey de Güímar, Acaymo, mostrando sus brazos rígidos como prueba.

El mencey, acompañado de parte de su pueblo, decide bajar de Chinguaro a Chimisay para comprobar lo que le contaban, quedando asombrado por la majestuosidad de la imagen. Pese a intentar comunicarse, no responde. Decide entonces trasladarla a su cueva de Chinguaro y cuando los dos pastores que la encontraron se disponen a cargarla, nada más tocarla, quedaron sanados de sus heridas, tal y como cuenta el relato popular. Aunque no media palabra alguna durante la representación, aparte de la voz del narrador, lo cierto es que el silencio en la plaza es absoluto, con un público absolutamente ensimismado en la representación. La ceremonia continúa con los guanches llenos de júbilo por el hallazgo y el milagro presenciado. Llega entonces uno de los momentos más espectaculares de la representación, en el que los guanches saltan entonces con sus lanzas y hacen sonar los bucios en honor a la imagen que llamarán Chaxiraxi, y que permanecerá en Chinguaro hasta la conquista de la isla de Tenerife, cuando se traslada a la cueva de Achbinico, en Candelaria. Tras el denominado Pleito de los Naturales, que duró varios años, los guanches cristianizados mantienen desde 1601 el derecho a portear a la Virgen, privilegio que han mantenido hasta ahora y del que emana la enorme devoción que Tenerife siente por Candelaria, por Chaxiraxi.

Parada militar y procesión

Después de la intensa jornada del día 14 de agosto, con la llegada de miles de peregrinos hasta Candelaria, el día grande de la Patrona de Canarias comenzará con las eucaristías desde las 5.00 horas. A las 9.00, los miembros de la Asociación Cultural La Guanchería de Los Realejos, que este año cumple su vigésimo aniversario, llegarán bailando hasta los pies de la Morenita, acompañados por los sonidos de sus tambores y chácaras. A las 10.00 horas, los protagonistas serán los corredores de la 28ª Ofrenda Floral Atlética a la Virgen de Candelaria, que desde Santa Cruz se acercarán hasta La Villa. A las 11.00 horas, desde el Ayuntamiento se iniciará la procesión cívica, presidida por la alcaldesa, María Concepción Brito, hasta la Plaza de la Patrona, donde tendrá lugar la parada militar y recepción del representante del rey, Ángel Víctor Torres, presidente del Gobierno de Canarias.

La solemne concelebración de la eucaristía, presidida por el obispo Bernardo Álvarez, comenzará a las 12.00 horas, y, a su término, se llevará a cabo la procesión de la Virgen de Candelaria alrededor de la plaza de la Patrona de Canarias.

2 3 5 6 p494702afot1
<
>
La ceremonia de los guanches, como se la conoce, congregó a miles de personas, que siguieron atentamente el desarrollo de la representación del hallazgo de la Virgen de Candelaria. Fran Pallero