Tenerife Sur

Cuatro estaciones completarán el “anillo insular” de las depuradoras

“Tenerife tratará todas las aguas residuales que genera”, asegura el consejero insular Javier Rodríguez, que negocia un convenio estatal para instalar cuatro plantas, tres de ellas en el Sur

Imagen de la depuradora que trata las aguas residuales en Arona y Adeje. DA
Imagen de la depuradora que trata las aguas residuales en Arona y Adeje. DA

El Cabildo cerrará el “anillo insular” de la depuración de aguas con la construcción de cinco grandes instalaciones, por valor de 170 millones de euros, para el tratamiento de aguas residuales: cuatro plantas depuradoras (Arona Este-San Miguel, Guía de Isora-Santiago del Teide, Granadilla de Abona y comarca de Acentejo) y obras de saneamiento que supondrán la colocación de grandes colectores en el Valle de La Orotava.

Dos de esos proyectos, la estación depuradora en Guía de Isora y Santiago del Teide, valorada en 34 millones de euros, y la planta comarcal de Granadilla, para tratar las aguas de medianías y costa, con un presupuesto de 39 millones, ya disponen de las autorizaciones del Ministerio para la Transición Ecológica y se está a la espera de que se apruebe la financiación estatal. En ambos casos, el Consejo Insular de Aguas de Tenerife se encuentra en plena fase de expropiación de los terrenos.

El consejero insular de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez, viajará este mes a Madrid para cerrar los últimos flecos del convenio con Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), empresa pública que depende del Ministerio para la Transición Ecológica, especializada en construir y gestionar infraestructuras hidráulicas, que será la encargada de articular los fondos. Corresponderá al Gobierno estatal licitar, adjudicar y ejecutar los cinco proyectos. Las negociaciones están avanzadas después de que representantes de esta sociedad visitaran Tenerife el mes pasado y el Cabildo remitiera un borrador del convenio, sobre el que la empresa ha planteado algunas matizaciones.

“Cerrar ese acuerdo, por valor de 170 millones de euros, es fundamental para Tenerife, por cuanto permitirá completar el mapa de la depuración, cerrando así el anillo insular en esta materia, ya que la Isla trataría con estas cinco instalaciones el conjunto de las aguas que genera”,  explicó Rodríguez a este periódico.

A estas obras hay que añadir la reciente firma, por parte del Consejo Insular de Aguas, de la adjudicación de la Estación Depuradora de Aguas Residuales de Origen Industrial (Edari) del Valle de Güímar a la UTE, formada por Satocan e Hidrotec Aguas. El importe total de la construcción es de 6.917.376 euros y el plazo de ejecución es de 23 meses. Además, ya se está ejecutando la Estación de Aguas residuales con Origen Urbano (Edaru), por valor de 12.310.399 euros, que tratará el agua procedente de los asentamientos urbanos de los municipios de Candelaria, Güímar y Arafo.