pleno de güímar

El PP vota en contra de mantener la privatización del agua en Güímar

El Pleno aprobó el pliego de licitación para un contrato de 25 años y el 5% más de coste y además se desveló que Femete ocupa un local municipal sin que haya convenio firmado, donde trabaja la pareja del primer teniente alcalde
Solo Raquel Díaz (Cs) apoyó al Gobierno (PSOE-CC) en el pliego de licitación del agua por 25 años / NORCHI

“Igual te has equivocado de partido”, le espetó el ahora concejal nacionalista y antes popular , Juan Delgado, a Francisco Armas (PP), cuando este terminó una larga exposición, de casi media hora, en la que defendió una teoría alejada de la derecha, la no privatización de los servicios municipales, como en este caso el del agua, cuando se trataba de aprobar el pliego de condiciones de la licitación de la gestión del agua que, recordó Armas, desde 1992, “cuando gobernaban los socialistas”, está en manos de la empresa Aqualia.

Armas insistió que que el agua es un derecho universal y “no debe estar en manos privadas para hacer negocio”, ante el asombro del plenario, por contradecir en mucho la política liberal conservadora del partido que ahora representa, que finalmente votó unido, los seis concejales, en contra del pliego que llevó el grupo de Gobierno (PSOE-CC) a la aprobación del Pleno, que finalmente salió adelante con los votos a favor de los nueve concejales (incluido Juan Delgado, que siempre abogó por recuperar el servicio) más el voto de Raquel Díaz (Cs). Sí se puede-IU votó en contra, como el PP, agradeciendo el sorprendente giro popular. Tanto Ruymán Expósito (SSP-IU) como Francisco Armas (PP), advirtieron que firmar una licitación de 25 años, “toda una generación”, es una “irresponsabilidad”, además del aumento del 5% en el coste y unos beneficios para la empresa adjudicataria de al menos siete millones de euros.

Femete, sin convenio

En un pleno intenso y largo, el PP llevó el polémico asunto de la contratación de la pareja del primer te niente alcalde, Gustavio Pérez (CC) por Femete, en un convenio con el SCE y el Ayuntamiento. Lo curioso es que el grupo de Gobierno -sin Pérez, al ausentarse- votó a favor de “la transparencia” y lo más sorprendente es que la secretaria confirmó que aún no se ha firmado el convenio con Femete, aunque dispone de un local municipal, sin que el Gobierno dijera esta boca es mía.

Por urgencias entró la solicitud al Cabildo para escriturar, a nombre de los tres ayuntamientos del Valle, el pozo de Chinguengue en el Polígono, que debería estar registrado desde 2015, recordó la secretaria. También se aprobó pedir a Costas la concesión del dominio público marítimo terrestre y el derribo de la mitad de una casa y el patio en El Socorro, que se encuentran en DPMT y en la servidumbre,  para ejecutar el paseo marítimo y la estación de bombeo, con un presupuesto de casi un millón y medio de euros entre las dos actuaciones. Para que Costas permita la actuación del Ciatf en la estación de bombeo es necesario urbanizar la zona con ese paseo marítimo, cuyo proyecto ya está aprobado, pero aún pendiente de financiación.

Protocolo para luchar contra la violencia de género

El Ayuntamiento de Güímar se convirtió ayer, después del de Santa Cruz, en el segundo de la Isla que firma un protocolo de adhesión con los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía Local para la protección de las víctimas de violencia de género, un hito para el ayuntamiento güimarero, destacó el alcalde, Airam Puerta, en la firma que tuvo lugar ayer en el consistorio, con presencia del subdelegado del Gobierno, Javier Plata, así como agentes de la Guardia Civil, Policía Local y trabajadoras sociales.

TE PUEDE INTERESAR