medio ambiente

La gran promesa canaria contra la crisis climática

Muchos la consideran la Greta Thunberg de las Islas; a sus 16 años, la adejera Victoria Ballesteros ha hablado en la ONU, es miembro junior de la Academia de la Ciencia de Nueva York y acaba de deslumbrar a Robert Kennedy con su discurso sobre el calentamiento global
VICTORIA BALLESTEROS 1
VICTORIA BALLESTEROS CAMBIO CLIMATICO
A sus 16 años, la adejera Victoria Ballesteros ha hablado en la ONU. DA

Acaba de cumplir 16 años y ya es un icono del activismo medioambiental en el Archipiélago. “Es la Greta Thunberg canaria”, comentaban algunos de los participantes en el foro Adeje ante el cambio climático celebrado esta semana en el municipio sureño, donde deslumbró con una intervención sin papeles que emocionó al mismísimo Robert Francis Kennedy.

El expediente escolar de Victoria Ballesteros apabulla: el año pasado consiguió matrícula de honor al terminar cuarto de la ESO con una nota media de 9,98 puntos. Un día decidió escribirle a Michelle Obama, buscando en alguna de las fundaciones de la esposa del expresidente de Estados Unidos una puerta que le permitiera relacionarse con jóvenes y científicos para cimentar un discurso crítico pero constructivo que difundir al mundo. A partir de ahí, las alfombras se han extendido al paso de esta adejera, estudiante de primero de bachillerato de Científico Tecnológico en el Instituto Ichasagua de Los Cristianos. Actualmente, es miembro junior de la Academia de la Ciencia de Nueva York y teen member de Girls in Science (Chicas para la Ciencia), en cuya web ha publicado varios artículos sobre sistemas agrícolas sostenibles, computación cuántica, y estrategias para eliminar la desnutrición.

En esta plataforma, jóvenes de todo el mundo ofrecen su visión para el uso más eficiente de las ciencias y lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, organización en la que la voz de Victoria ya se ha escuchado. En febrero pasado, con solo 15 años, intervino en una de las salas de Naciones Unidas, donde planteó sus propuestas para extender la tecnología a las zonas más desfavorecidas del planeta.

Risueña, comunicativa y con un discurso bien estructurado, esta joven prodigio se ve en el futuro volcada en algún proyecto que ayude a mejorar la calidad de vida de las personas con menos recursos. De momento, avanza con paso firme y sin tiempo que perder, que es una máxima que aplica desde que vino al mundo. “Nació a los ocho meses de embarazo”, recuerda su padre. “Necesitaba salir ya”, apostilla ella.

-¿Cómo llega una joven de Adeje, estudiante en el IES Ichasagua de Los Cristianos a pronunciar un discurso en la ONU?

“Decidí escribirle a Michelle Obama, que lidera dos fundaciones, y preguntarle cómo podía implicarme. Me remitieron a la Academia de Ciencia de Nueva York, envié el currículum y me aceptaron. Empecé a formar parte de un programa que duró un año con científicos en diferentes partes del mundo. A partir de ahí, conocí a estudiantes del programa en India, Indonesia, América, Europa… Un día, hablando con una chica de India sobre lo que nos preocupaba, me invitó a participar en un panel en Naciones Unidas para dar mi punto de vista. Fui a Nueva York y entré a formar parte de la plataforma Girls in Science”.

-¿Qué labor desarrolla Girls in Science?

“Somos un grupo de chicas y chicos estudiantes de ciencias. Intercambiamos información a través de llamadas grupales en las que debatimos qué queremos lograr y en las que planteamos nuestras ideas, planes y entrevistas. Contamos con la ayuda y el asesoramiento de organismos internacionales”.

-¿Cómo recuerdas tu intervención en la ONU en el pasado febrero?

“Sinceramente me encontré sola, porque el Gobierno español no mandó a ningún representante, ni siquiera al embajador permanente ante Naciones Unidas. Sentí que las Islas Canarias no estaban en el mapa. En cambio, el resto de chicas sí estaban arropadas por sus embajadores. Agradecí mucho a la representante de Francia que me apoyara al igual que las chicas de la fundación Monje de Costa Rica. En la sala de conferencias dije lo que pensaba”.

-¿De qué hablaste?

“De cómo acercar la tecnología a las personas, sobre todo en Islas y en zonas rurales alejadas. Propuse una aplicación que pudiera conectar a niñas y niños con científicos reales de todo el mundo que les pudieran orientar a la hora de elegir la carrera más conveniente”.

-Pero tu inquietud por los efectos de la crisis climática nace mucho antes de tu viaje a Nueva York. ¿Recuerdas qué factor te decidió a dar un paso al frente?

“No hay un momento concreto. Siempre he sido muy inquieta. Desde que empecé a ver cómo empeoraba el problema del plástico en los océanos, me di cuenta de que había que hacer algo, pero, sobre todo, recuerdo el comentario de una chica de India que nos dijo que no podía ver las estrellas por la contaminación. Aquello fue un impacto para mí y tuve muy claro que había que moverse, porque yo no puedo dejar de ver las estrellas sobre el Teide”.

Victoria Ballesteros
Victoria, durante la conferencia ‘Adeje ante el cambio climático’, celebrado esta semana. DA

-Mucha gente te empieza a ver como la Greta Thunberg canaria. ¿Te sientes identificada con su mensaje?

“Sí y no. El ideal que ella defiende de un mundo sostenible y de una juventud activa lo comparte cualquier persona comprometida en la lucha por el medioambiente, pero somos personas muy diferentes. Ella tiene una forma de luchar contra el cambio climático muy distinta a la mía. Su discurso está muy bien, pero creo que los jóvenes, además de denunciar y manifestarnos, debemos aportar más ideas”.

-¿Has intentado contactar con ella?

“No he tenido la oportunidad. Aunque tengamos planteamientos diferentes, conocerla sería un placer. Su discurso, insisto, está bien, pero creo que hay que incidir más en la formación de los jóvenes y en la aportación de ideas para un mundo sostenible. Debemos tener un pensamiento crítico y explicar cómo y cuándo queremos hacer las cosas”.

-¿Cuál crees que debe ser el papel de la juventud ante el calentamiento global?

“Formarse, estudiar y dar muchas ideas. Además de manifestarnos tenemos que conseguir que nos escuchen. El cambio climático es una absoluta realidad. La gran pregunta es por dónde empezamos. La juventud de ahora es la que va a sufrir un grave problema en el futuro. Con la plataforma Girls and Science estamos buscando fórmulas para producir energía sostenible y fabricar envases menos contaminantes. Animamos a las empresas a que contacten con nosotros. Tenemos ideas, pero no los medios para desarrollarlas”.

-¿Cuál es la imagen que más te duele de la crisis climática que sufre el planeta?

“Todas duelen, porque estamos ante una realidad muy triste, pero lo que más me afecta son los refugiados climáticos y cómo les negamos la ayuda. ¿A qué esperamos para mandar jóvenes formados a contribuir al desarrollo de esos lugares? No somos capaces de ayudarles ni allí ni aquí, donde les negamos la entrada. Si les impedimos llegar, ¿por qué entonces no les ayudamos allí?. El desarrollo de esos lugares es una cuestión de tiempo. Tarde o temprano llegará. ¿Por qué esperar?”

-Los expertos coinciden en que el efecto causado por la emisión de gases de efecto invernadero produce un impacto mayor en las regiones insulares. ¿Cuál es, a su juicio, la principal amenaza a la que se enfrenta Canarias?

“Tenerife, en general, es una Isla concienciada. Y el municipio de Adeje, con su alcalde José Miguel Rodríguez Fraga al frente, está tomando medidas pioneras y muy valientes. Felicito, como adejera al grupo de gobierno por todo lo que está haciendo en materia de limpieza de playas, estudiando nuevas fuentes de energías renovables y fomentando el reciclaje. Creo que el punto débil de Canarias es el agua. No tenemos buenos métodos para recogerla, hablamos de zonas expuestas a inundaciones, pero también soportamos largos periodos de sequía, lo cual parece una contradicción. También la subida del nivel del mar es preocupante”.

-El agua es, precisamente, uno de los ejes centrales de tu discurso. Propones incluso que se convierta en un símbolo de la paz.

“Es lógico. El símbolo de la paz es una paloma con una rama de olivo. Sin agua la rama de olivo se convierte en un palito, incluso parece que invitamos a la paloma a que nos dé a todos con el palito en la cabeza. Sin agua, no hay vida. Es lo básico. Todo gira en torno a ella. Mientras crece el nivel del mar, cada vez hay más problemas para obtener agua potable, lo cual parece un contrasentido. El símbolo de la paloma con la rama de olivo debería incluir una gota, porque el agua representa paz: no más hambrunas, no más migraciones masivas, no más guerras en el futuro por la falta de agua”.

-Tu conferencia causó sensación en el foro de Adeje sobre el cambio climático. Así lo reconocieron los ponentes que participaron, entre ellos el abogado y activista estadounidense Robert F. Kennedy. ¿Qué te comentó?

“Es una persona muy amable, muy educada y muy atenta. No me imaginé que fuera tan cercano, me sorprendió muchísimo. La prueba es que al finalizar el acto se quiso sacar una foto conmigo y con cada uno de los jóvenes que estaban en el escenario. Me dijo que lo había hecho muy bien y me dio algunos consejos para hablar en público. Tiene una especie de radar que capta todo lo que pasa a su alrededor”.

Victoria deslumbró con una intervención sin papeles que emocionó al mismísimo Robert Francis Kennedy. DA

-¿Coincides con él cuando anima a la gente a implicarse en la política, a manifestarse en la calle, a alzar la voz y a promover acciones?

“Claro. Estoy totalmente de acuerdo. Implicarse en política supone aportar ideas”.

-¿Qué consejo le das a la gente joven?

“Que se despierte, que no dejen manipular. Que se formen, que protesten desde una actitud constructiva, aportando ideas. En el IES Ichasagua de Los Cristianos siempre nos animan a fomentar el pensamiento crítico, lo cual me parece un acierto. En Canarias tenemos jóvenes muy potentes y muy inteligentes. Y tengo la sensación de que el Gobierno central no está escuchando a los jóvenes canarios. Espero que en el futuro no se arrepientan de no prestarnos atención”.

-¿Por qué cree que ocurre?

“No lo sé. Fui a la ONU y no había nadie. Los periódicos y las televisiones nacionales no se hacen eco de que en Canarias se están haciendo cosas muy importantes, pioneras en muchos casos, en materia de sostenibilidad. Ejemplos como Adeje o la Isla de El Hierro lo demuestran. Me parece estupendo que Extremadura reclame un tren más rápido, y de eso informan todos los medios nacionales, igual que de las riadas e inundaciones, pero no deberían olvidar que en lugares como Canarias hay jóvenes que están buscando soluciones para que ese tren sea menos contaminante y para que se pierdan las menos vidas posibles en las riadas”.

-Fenómenos como el de la vergüenza a volar, por el nivel de contaminación de los aviones, ganan peso a la hora de elegir un destino turístico, lo cual no es la mejor noticia para un Archipiélago al que más del 90% del turismo llega por aire. ¿Qué opinas de este debate?

“La necesidad de comunicarnos es básica. No podemos estar 15 días para cruzar el Atlántico en un velero. ¿Cuántos años hace que dejamos eso atrás? Necesitamos los aviones y más en Canarias. Lo que se debería es dar con una fórmula para que no contaminen tanto. Deben ser más sostenibles y más económicos. La solución nunca puede ser dejar de ir en avión”.

-¿Qué te gustaría estudiar?

“Ahora, lo que más me interesa es Administración de Sistemas de Información aplicado a las ONG y a sectores como agricultura y gestión de residuos”.

-¿Hay algún proyecto que te ilusione especialmente a corto plazo?

“Estoy buscando la forma de conseguir energía de manera renovable a bajo coste y que se pueda aplicar en países en desarrollo. Tengo ideas, pero necesito que alguna empresa me dé su apoyo a nivel económico para investigar. También queremos sacar un libro desde la plataforma y volver al panel de la ONU”.

-¿Cuándo?

“En febrero, en Nueva York. Ahora mismo estamos organizando las ponencias, talleres y decidiendo qué personas irán. Me gustaría dar un discurso sobre las energías renovables y la importancia de la formación”.

TE PUEDE INTERESAR