granadilla

La Chasnera, seis años ligada a la fortuna

José Miguel González, que gestiona ocho gasolineras Repsol, comenzó su idilio con la lotería de Navidad en 2013, al repartir el segundo premio: 200 millones de euros
José Miguel González gestiona ocho gasolineras Repsol
José Miguel González, con Miriam, su hija mayor / SERGIO MÉNDEZ

Seis años consecutivos, seis, lleva el Grupo González, a través de la gasolinera La Chasnera-y ahora también El Porís, surtiendo de fortuna a miles de tinerfeños con la lotería de Navidad. Tras los 200 millones de euros que regó por toda la Isla en 2013, a José Miguel González no le fallado la cita con la suerte, tanto que ya ha saboreado, en los dos últimos años, un pellizco del Gordo, sin ir más lejos 22 décimos en el último sorteo, además del tercer, cuarto y dos quintos premios.

La conocida estación de servicio del kilómetro 54 de la autopista del Sur, en Granadilla de Abona, se ha convertido en un lugar de peregrinación no solo para las isleños, sino incluso para foráneos, tanto que ya le solicitan números de Alemania, Bélgica o incluso China.

José Miguel González, hoy más conocido por la lotería que por el exitoso Grupo González Canarias que gestiona junto a sus hijos Miriam, José y Aarón, comenzó desde abajo, con una pequeña mecánica en Las Zocas, en donde se engendró su gran pasión por los rallies -pasión que continúa Miriam-, hasta que a principios de los ochenta logró montar una empresa que hoy gestiona ocho gasolineras, desde Adeje hasta Geneto, una emisora de radio, un periódico gratuito, acciones de agua, fincas de papas, entre otras, y da trabajo a unas 150 personas.

Todo comenzó con el 79712 que dejó 200 millones de euros en las gasolineras Repsol del Grupo González / DA

Pero por encima de todo, José Miguel González es conocido como el surtidor de fortuna después de repartir aquellos 200 millones de euros con el 79712, todo el segundo premio de Navidad, un número que trajo de Alicante a través de la administración de El Calvario de Granadilla y que repartió entre sus empleados y vendió en todas las gasolineras, regando a cientos de tinerfeño, al menos con 125.000 euros por décimo.

Un hecho que le elevó a categoría de personaje en toda la Isla y en todo el país y que nunca olvidará porque “hice feliz a mucha gente que hoy todavía me siguen dando las gracias”. A raíz de aquella fecha, La Chasnera ya es sinónimo de Navidad, con sus colas continuas en el receptor que más vende en Canarias y uno de los tres primeros de España, aunque a José Miguel González se ruboriza cuando habla de ello. Según él, “para sacarse el Gordo solo hace falta tener un numerito; yo no juego demasiado, aunque siempre tengo que comprar a algún club de fútbol o asociación”.
Ha sido tal la avalancha de gente que desde entonces se agolpa sobre el mostrador de la tienda de estación de servicio Repsol La Chasnera, que ya dispone de dos máquinas receptoras, recordando González que “las colas se producen sobre todo a dos meses del sorteo, por eso a partir de septiembre incrementamos el personal y las colas se han agilizado mucho”. Colas que deberían evitar si usted busca un número terminado en 5, 13, 17 o 69, ya agotados.

El Gordo, aunque fuera un solo décimo, llegó en 2017 y el año pasado repitió suerte con 22 décimos / DA

Afirma que “realmente los porcentajes de ganancias en la lotería son muy cortitos, muy ajustados”, pero no esconde que “es un importante complemento más de la estación, como la tienda o el lavado, que en este caso, con el éxito de La Chasnera, llama mucho la atención”, sin que se produzcan celos familiares por aquello que sus hijos Aarón y Miriam también llevan los otros receptores, El Volcán en Arafo y El Porís. “Somos una piña y lo llevamos muy bien, estoy muy orgulloso de mis hijos” y se emociona al relatar que “aquel día -22 de diciembre de 2013- fue, junto al matrimonio y el nacimiento de mis tres hijos, el día más feliz de mi vida; me sentí un privilegiado de poder hacer tanto bien a tanta gente”.

Apuesta por el 2

José Miguel González tiene la corazonada que el próximo domingo puede volver a pasar algo grande en La Chasnera, porque “el día que repartimos los 200 millones de euros también era domingo” y quizás por eso cuando se le pregunta por el terminal del Gordo apuesta por el 2: “Tengo la ilusión que se vuelva a salir ese terminal como hace seis años con el 79712”, aquella vez que fue el inicio del gran idilio entre la familia González y sus gasolineras con la lotería de Navidad. Un idilio que no se ha roto de desde entonces y con visos de perdurar. La cita en La Chasnera. Hasta el domingo.

TE RECOMENDAMOS