medio ambiente

El Rosario plantea cerrar La Campana por el vertido

La medida, que el Cabildo no contempla, afectaría a 300 empresas y 4.000 trabajadores radicados en el polígono; ambas instituciones señalan a la etapa de Macario Benítez como responsable
Esta incesante cascada de porquería brota desde el pasado 20 de diciembre. DA
Esta incesante cascada de porquería brota desde el pasado 20 de diciembre. DA
Esta incesante cascada de porquería brota desde el pasado 20 de diciembre. DA

La primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de El Rosario, Sara Cabello, advirtió ayer que dicha Corporación local se plantea “cerrar la actividad en el polígono de La Campana”, a cuenta del vertido contaminante de aguas urbanizables e industriales que ha obligado a cerrar tres playas de dicho municipio: Bocacangrejo, La Nea y Radazul. Dicha medida, que Cabello confía en no tener que llevarla a cabo, afectaría de lleno a los, aproximadamente, 4.000 trabajadores de unas 300 empresas radicadas en dicho polígono, “un escenario que el Cabildo de Tenerife no contempla”, explicó ayer a este periódico el consejero insular de Aguas, Javier Rodríguez. Eso sí, las dos instituciones están de acuerdo en que hay que buscar medidas de urgencia ante un problema que, aseguran, encuentra su origen en actuaciones llevadas a cabo en anteriores mandatos, cuando era alcalde de El Rosario, el histórico Macario Benítez.

“Estamos esperando los resultados de los análisis que lleva a cabo Salud Pública”, explicó Cabello, quien reconoció que “el vertido es muy grave, y por eso hemos declarado la situación de emergencia, suspendiendo tanto el baño como la pesca y las actividades subacuáticas en esas tres playas”. Fuentes conocedoras del caso confían en que, tras conocerse dichos resultados, pueda reabrirse Radazul, pero ello dependerá de lo que se encuentren los especialistas en las aguas tomadas como muestra.

“Hay que tener en cuenta que se trata tanto de aguas residuales como industriales”, recordaba la edil.

“Hace por lo menos diez años que se optó, ilegalmente, por deriva las aguas del polígono de La Campana al pozo reservado para las residuales de la urbanización Costanera I y, finalmente, se ha producido una fisura en el mismo y está vertiendo por Bocacangrejo”.

“Lo hicieron sin consultar a nadie y sin título habilitante para ello”, coincidía Rodríguez, “y lo que ha terminado pasando es que el pozo se ha colmado y de ahí la fisura. Es una pésima noticia para la Isla, pero es que llevamos 25 años de retraso en estos temas porque no es solo este vertido, sino que hay muchas zonas contaminantes. Por eso, Europa ha puesto en el punto de mira a Tenerife”, añadía el consejero.

Sobre las medidas a tomar, ayer mismo se trabajaba duro desde primera hora de la mañana para ir drenando el pozo, mientras seguía saliendo porquería por una fisura que ha dejado un reguero tal que hasta interrumpe un camino habitual para los moradores de Bocacangrejo, que han puesto unas tapas metálicas para no pisar directamente sobre el vertido.

“Nosotros entendemos que el Cabildo tiene que financiar una depuradora para este polígono, pero la semana pasada nos dijeron que no hay dinero para eso, y son diez millones de euros, una cantidad que no puede aportar un Ayuntamiento como el nuestro”, sostuvo Cabello, para quien “nos han dejado solos”.

Desde el Cabildo, Javier Rodríguez recordó que “fue el Ayuntamiento de El Rosario el que priorizó la obra de Saneamiento y Urbanización en La Campana, que son nueve millones de euros aportados por el Cabildo a pesar de que no es competencia insular. Respecto a la depuradora, hay que tener en cuenta que se acaba de construir una, hay otra en camino (Granadilla) y, ahora mismo, no tenemos esos diez millones para la de La Campana. Pero es que, aunque tuviéramos una varita mágica y consiguiéramos ese dinero, hay que tener en cuenta que se tarda unos 24 meses en construir una estación de estas características”.

Así las cosas, desde ambas instituciones (obligadas a entenderse por el bien de la ciudadanía), se buscan alternativas para esta emergencia. Para la edil Cabello, podría pasar “por un pozo de 80 metros existente en una parcela de unos 8.000 metros cuadrados que hemos puesto a disposición para, precisamente, ubicar la depuradora”, una posibilidad que desde el Cabildo no se descarta a priori, si bien “habrá que hacer la propuesta y que los técnicos del Consejo Insular de Aguas decidan al respecto, porque no vale cualquier sitio para recoger aguas industriales”, recordó Javier Rodríguez.

Sobre otras posibilidades, el consejero insular insistió en que “no podemos cerrar el polígono porque hay que tener en cuenta a esos miles de trabajadores que se verían afectados, así que hasta se podría ir recogiendo las aguas industriales con cubas. Supondría un coste añadido, es verdad, pero siempre será mejor que cerrar el polígono”, argumentó Rodríguez.

Sea como fuere, el hecho incontestable es que nos encontramos ante un presunto delito ecológico que, en realidad, ya investiga el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, que, a su vez, ha entregado un informe con sus primeras averiguaciones a este respecto a la Fiscalía, que, asimismo, ha informado al juzgado que entiende sobre el asunto. “Solo le puedo decir que, efectivamente, hemos tenido contacto con el Seprona y le hemos facilitado todas la documentación que tenemos sobre este asunto”, respondió Sara Cabello al ser cuestionada sobre el origen de todo el embrollo.

Aunque al parecer ya hubo actuaciones anteriores a esa fecha, sí se sabe que en 2011 se aprovechó una ampliación de la TF-1 (conocida como Autopista del Sur) para instalar una cañería, a través de la cual se vertieron las aguas industriales en el pozo destinado a las residuales de Costanera I. Tan nefasta actuación -cuyas consecuencias ya pagan los vecinos de esta zona del litoral tinerfeño- se hizo sin título habilitante para ello y sin consultar al Consejo Insular de Aguas de Tenerife, según confirmaron las fuentes consultadas.

“El Cabildo abordará este asunto y no dejará a un Ayuntamiento como el de El Rosario solo en un tema tan serio, por mucho que no sea una competencia directa nuestra”, apostilló el consejero Javier Rodríguez.

TE RECOMENDAMOS