Adeje

Ballesteros, en la ONU: “Estamos en medio de una catástrofe ambiental”

La activista adejera, de 16 años, advierte en la sede de Naciones Unidas de que el agua es un activo infravalorado en muchos países. “No debemos usarla como un recurso infinito”, implora

Victoria Ballesteros, estudiante del IES Ichasagua de Los Cristianos,  en la sede de la ONU, en Nueva York. DA
Victoria Ballesteros, estudiante del IES Ichasagua de Los Cristianos,
en la sede de la ONU, en Nueva York. DA

La adejera Victoria Ballesteros, de 16 años, arrancó una cerrada ovación en la sede de Naciones Unidas tras intervenir en el panel Igualdad en ciencia, tecnología e innovación agrícolas para un crecimiento verde inclusivo con una conferencia en la que pidió la construcción de más acueductos y embalses, educar a los jóvenes como expertos en agua y agricultura, y cambiar la mirada sobre estos recursos naturales para verlos como lo que son, elementos vitales para la supervivencia humana.

El encuentro, celebrado en Nueva York el pasado miércoles, reunió a altos funcionarios de gobiernos, representantes de organizaciones y fundaciones internacionales, sector privado, sociedad civil y mujeres expertas en ciencias de todo el planeta. El debate se centró en el protagonismo de la mujer en la revolución científica, digital y tecnológica, y en el papel del sector agrícola en el desarrollo sostenible.
“Estamos en el centro de una catástrofe medioambiental que daña los ciclos del agua y del sol. El agua es un activo infravalorado en muchos países. No debemos usarla como un recurso gratuito e infinito”, subrayó la activista sureña al comienzo de su intervención, que pronunció íntegramente en inglés.

También denunció el desequilibrio entre las obras públicas destinadas a facilitar la movilidad terrestre y las construcciones hidráulicas. “Tenemos más carreteras y coches que acueductos y embalses. Necesitamos construir acueductos y embalses suficientes para recoger la mayor cantidad de agua posible. Y debemos insistir en tanques para agua de lluvia en todos los edificios para garantizar que cada gota es salvada”, propuso. Su intervención la completó con un llamamiento a un cambio en la mirada hacia el mar, los ríos y los lagos. “Debemos verlos no como un elemento pasivo, sino como algo esencial para la sostenibilidad de la vida y un recurso para el mundo”. Por último, abogó por un cambio de ciclo “para educar a nuestros jóvenes y a los jóvenes científicos como expertos en agua y agricultura”.

En declaraciones a DIARIO DE AVISOS desde Nueva York, Victoria Ballesteros se mostró “feliz” de la acogida de su discurso. “Me quedo con el sentimiento positivo que percibí, los aplausos y los comentarios de embajadores y profesionales que me dijeron que les había gustado mi intervención”.

La joven adejera, que cursa primero de bachillerato Científico Tecnológico en el instituto Ichasagua de Los Cristianos, subrayó el avance registrado en los últimos cinco años, desde la creación del Día Mundial de la Mujer y la Ciencia, y destacó el afán de consenso para impulsar soluciones. “Han sido días intensos, pero destacaría una frase de las ponentes que resume el sentir de los asistentes: ‘Si quieres ir rápido, vete solo; si quieres llegar lejos, vamos todos juntos”.

Victoria Ballesteros, junto a otra compañera, fueron las encargadas de realizar el llamamiento, país por país, para que plasmaran su firma en el documento en el que se comprometen a mejorar el papel de la mujer y la niña en la ciencia. “Fue muy emocionante llamar a los países y ver como casi todos se levantaban y firmaban el documento”, explicó.