La Orotava

La Policía local de la Villa, única en la Isla con una unidad de dron

El agente Ángel Carrillo Palau se formó para operar este dispositivo que permite optimizar los recursos del cuerpo y dar una respuesta más eficaz en la búsqueda de personas

Dos policías locales en un operativo con la unidad de dron por el casco histórico de La Orotava. DA
Dos policías locales en un operativo con la unidad de dron por el casco histórico de La Orotava. DA

Se llama Ángel Carrillo Palau y es el director de operaciones de la unidad de drones de la Policía Local de La Orotava. Es la única de la Isla que cuenta con este servicio, que permite optimizar los recursos del cuerpo y dar respuestas más eficaces ante determinados problemas, como la búsqueda de personas.

Esto último ha sido determinante a la hora de tomar la decisión de implementar este recurso. “En el momento que una persona se ha perdido los tiempos de respuesta son claves y nos damos cuenta que empleamos muchos medios humanos, estamos pendientes o no de la disponibilidad de un helicóptero y de que éste se traslade a La Orotava y con soportes como un dron se puede dar una respuesta más eficaz en un municipio de 210 kilómetros cuadrados”, señala el concejal de Seguridad, Narciso Pérez.

Ángel se formó para operar este dispositivo y ha puesto la idea, aunque en cada operativo que se realiza están implicados todos sus compañeros ya que la estructura orgánica depende del jefe de Policía Local.

Para su puesta en marcha fue fundamental el asesoramiento de la policía local de Arrecife, la primera en contar con este tipo de servicio. Se realizó una inversión importante que inicialmente fue de 9.000 euros pero a ello hay que añadirle otros accesorios indispensables, como un paracaídas, que se abre ante una pérdida de altura espontánea y evita que se dañe y una cámara térmica, cuyo costo asciende a 3.500 euros. Ésta detecta el calor humano y permite saber si una persona está con las constantes vitales, facilitando la búsqueda.

Pese a que inicialmente se pensó y se diseñó para este objetivo, es un aparato con mucha versatilidad. Al tener capacidad de vuelo nocturno, ha sido utilizado en actos con gran afluencia de público, como la Cata de Vinos y la Romería, aportando imágenes de las grandes concentraciones de personas. Eso ha posibilitado distribuir mejor los efectivos y detectar los problema al momento que ocurren.

Ángel explica que a la hora de salir a volar es fundamental ser ordenado, porque todo lleva un protocolo. Hay que hacer un briefing en el que se explica el tipo de vuelo que se hará, la seguridad que se va a tomar y se baliza una zona amplia para que nadie acceda y ponga en peligro la aeronave y a los mismos efectivos. Antes de comenzar el operativo se realizan las pruebas ncesarias para evitar errores.

El aparato es un hexacóptero, un tipo de dron que tiene seis rotores (hélices) y en caso de que uno de ellos falle, puede seguir operando con la seguridad de que no se caerá. Desde su adquisición ha servido en varias operaciones, como detectar si había o no una plantación ilegal de marihuana en el casco, y también como una herramienta de apoyo a los servicios técnicos municipales.

En verano, probablemente se sume a la campaña de incendios y así, en lugar de contar con cuatro o cinco patrullas que vigilen el monte durante horas, un solo agente tendrá con el dron la visión de toda la zona forestal y podrá ofrecer una información a tiempo real de lo que ocurre.

Aunque en ocasiones genera un efecto intimidatorio entre los vecinos, muchos de los cuales se alarman cuando lo ven volando, el concejal aclara que “se trata de dar más una sensación de seguridad que de amenaza”.

En este sentido, indica que “son vuelos de seguridad, no comerciales o para hacer filmaciones promocionales del municipio y eso es importante que los ciudadanos lo sepan, ya que si se quiere utilizar con otros fines habría que cumplir con todos los requisitos que se le exige a cualquier otro particular”.

El dron comenzó a funcionar en mayo del año pasado y forma parte de los nuevos proyectos de la Policía Local, en el que están implicados todos sus integrantes y el Ayuntamiento, destinando los recursos necesarios.