arona

Vecinos del Palm Mar, en Arona, denuncian una reunión ‘ilegal’ de la administradora de fincas

Residentes de la urbanización El Mocán llamaron a la Policía Local que "solo les dijo que se fueran a sus casas, pero algunos siguieron reunidos sin que levantaran acta de sanción", comentan
La reunión del martes, por fuera de la urbanización El Mocán, con la administradora, presidentes de comunidad y vocales / DA

Vecinos de la urbanización El Mocán, en Palm-Mar, en el municipio de Arona, han denunciado el incumplimiento del decreto del estado de alarma por parte de la administradora de fincas, presidente de la comunidad y de los bloques 2 y 4 de esa urbanización y vocales de la directiva, por reunirse, primero en un trastero y posteriormente en la calle, para tratar, entre otros asuntos, el despido del encargado del mantenimiento, sin que fueran convocados los vecinos, que tiene derecho a voz pero no a voto. Una reunión, que según estos, pudo hacerse de manera telemática y nunca debió realizarse de manera presencial, incumpliendo las normas “que se nos exigen a todos” para mantener la distancia de seguridad, entre otros motivos.

Los vecinos de El Mocán, que sacaron imágenes, desde sus balcones, de la reunión de la administradora con una media docena de personas, llamaron a la Policía Local, que se presentó en la urbanización, en dos vehículos, “pero solo le dijeron que se fueran para sus casas”, algo que hicieron dos o tres a la carrera, “pero el resto, incluida la administradora, siguieron la reunión al lado de unos contenedores de basura”, cuando los dos coches policiales se fueron, sin levantar acta de sanción, según cuenta uno de los vecinos: “A nosotros nos piden el DNI cada vez que nos ven por la calle y no nos dejan estar junto a otra persona”, comentan.

La Policía Local apareció, pero según los vecinos, no levantaron ninguna acta de sanción / DA

Esta primera reunión tuvo lugar el día 14 de abril y tres días después, el pasado viernes, la administradora volvió a reunirse en la misma zona con otros representantes de los bloques de apartamentos, sin que en esta caso apareciera la Policía. Los vecinos, unos 360 que viven en los cinco bloques, están mayoritariamente en contra del despido de la empresa de mantenimiento, excepto algunos que viven en el Bloque 2, entre ellos el presidente de la comunidad.

TE PUEDE INTERESAR