adeje

Croché comunitario contra el confinamiento

Más de 300 mujeres de Guía de Isora tejen centenares de cuadros de lana durante la cuarentena que ahora unirán para crear el Árbol de la Vida
La iniciativa se gestó en la segunda semana de confinamiento. DA

Más de 300 mujeres del municipio de Guía de Isora han participado en la elaboración del Árbol de la Vida, una iniciativa impulsada desde el área de Igualdad y Participación Ciudadana del ayuntamiento isorano, en colaboración con las asociaciones de mujeres de Alcalá, Chío y el casco de Guía, que revestirá una estructura de madera y PVC (policloruro de vinilo) con forma de árbol, de 2,10 metros de altura, con centenares de cuadros multicolores de croché elaborados durante el confinamiento.

Con este trabajo artesanal comunitario se pretende dejar constancia, a través de la singular escultura artística, del espíritu solidario que ha imperado durante los peores días de la pandemia del coronavirus, una difícil etapa en la que, sin prácticamente poder salir de casa, las vecinas se han entregado al ganchillo, tejiendo cuadros de lana de 10 por 10 centímetros para confeccionar, pieza a pieza, la gran prenda que simbolizará este periodo de resistencia en los hogares.

“Cada una ha hecho lo que ha podido con lo que tenía en casa o con lo que hemos aportado gracias a las mercerías. El Árbol de la Vida pretende ser un homenaje a todos los barrios y la idea es llevarlo a todos los núcleos del municipio en los próximos meses y convertirlo en un árbol de Navidad en diciembre”, manifestó a este periódico Ángeles González, concejala de Igualdad y Participación Ciudadana, que confirmó que en el proyecto también han participado algunos hombres y niños. La edil señaló que la iniciativa se gestó en la segunda semana de confinamiento. “Después de unos primeros días en estado de shock, empezamos a notar un bajón anímico y muchas vecinas se preguntaban y qué podían hacer las 24 horas metidas en casa. La presidenta de la Asociación de Mujeres de Alcalá se ofreció para enseñar punto de cruz o croché e invitamos a las tres asociaciones del municipio a que se unieran a la causa. Y entonces nos preguntamos por qué no hacíamos algo más, y les propuse hacer el Árbol de la Vida”.

En los trabajos se han implicado las asociaciones de mujeres de Alcalá, Chío y el casco de Guía de Isora. DA

Todas se pusieron manos a la obra –algunas incluso se estrenaron en el arte del ganchillo a través de un tutorial- y comenzaron a elaborar cuadros de diferentes colores con el propósito de unirlos cuando las medidas del estado de alarma se suavizaran y les permitieran reunirse para intercambiar el material y fundirlo en un trabajo conjunto.

La concejala se reunió el pasado viernes con las presidentas de las asociaciones Caletas de las Damas (Alcalá), Asmudechi (Chío) y Arco Iris (casco de Guía) y ya han comenzado a recoger una parte de los trabajos para empezar vestir la estructura. Esta misma semana empezarán a unir los tejidos, una labor que les llevará su tiempo, para tenerlo todo a punto y proceder a la inauguración del Árbol de la Vida cuando finalice el estado de alarma.

Actividades diversas durante la cuarentena

Además del Árbol de la Vida, la concejala de Igualdad y Participación Ciudadana de Guía de Isora, Ángeles González, señaló que se han impulsado otras iniciativas durante el periodo de confinamiento en el municipio, entre las que destacó una cruz elaborada por la asociación Caleta de las Damas con material reciclado, que se colocó en la rotonda de Alcalá, y diferentes reportajes fotográficos del interior de las viviendas.

TE PUEDE INTERESAR