puerto de la cruz, la orotava, los realejos

No se registra ninguna infracción a bares y comercios en la Fase 1 en el Valle de La Orotava

La mayor parte de los propietarios se han mostrado receptivos con las recomendaciones de la Policía Local en cuanto a las distancias y medidas de seguridad y aforo permitido

Los empresarios del Puerto de la Cruz, La Orotava y Los Realejos han cumplido. También los vecinos y vecinas de estos municipios donde en los 63 días de confinamiento solo se registraron 121, 206 y 161 propuestas de sanciones por distintos incumplimientos de las medidas marcadas en el Real Decreto 463/2020, que comenzó el 13 de marzo y todavía se mantiene, y ninguna a los establecimientos de restauración y comercios que desde el lunes abrieron sus puertas en esta primera fase.

En las tres localidades, la Policía Local ha advertido a los propietarios de bares y tiendas acerca de la normativa que deben cumplir y sus responsables aseguran que éstos se han mostrado receptivos respecto a las recomendaciones dadas sobre el aforo permitido y medidas y distancias de seguridad que deben mantener.

“El Ayuntamiento quiere ser comprensivo los primeros días con los negocios que decidieron comenzar la actividad e ir resolviendo dudas con la nueva normativa y la ampliación en la medida de lo posible de las terrazas”, señala el alcalde portuense y responsable de Seguridad, Marco González.

“La Policía Local ha venido haciendo un seguimiento del cumplimiento de las normas relativas a este periodo, sobre todo, las relacionadas con el uso del dominio público respecto a las terrazas, que poco a poco vuelven a abrir para recibir a sus clientes, con todas las medidas de seguridad e higiene prescritas”, añade el mandatario.

En total, se registraron 121 propuestas de infracciones en estos dos meses en una población de 30.468 habitantes, según datos de enero de 2019.

En la misma línea se expresa el concejal de Seguridad de La Orotava, Narciso Pérez, para quien 206 infracciones “no es un dato muy llamativo” en un municipio donde viven 42.029 personas, “sobre todo teniendo en cuenta que la mayoría fueron cometidas por vecinos de otros municipios que por diferentes razones se acercaron a la Villa”.

El edil precisa que desde el comienzo de la Fase 1, “hemos hecho un trabajo a pie de calle de comunicación con todos los que han retomado la actividad, intentando disipar las dudas sobre la ubicación de las mesas y sobre cómo proceder a la hora de la apertura intentando que ese asesoramiento les sirva para evitar posibles denuncias”, sostiene.

Aunque no descarta algún pequeño incidente el primer día por la tarde por la acumulación de personas, no fue necesario levantar ningún acta ya que la colaboración por parte de los propietarios ha sido “absoluta”.

La misma situación se repitió en Los Realejos, según expone su homólogo en el cargo, José Andrés Pérez, quien puntualiza que la Policía Local “ha advertido y explicado las condiciones” a los comerciantes, pero no hay actas de momentos. De las 164 que se han levantado en estos dos meses, 161 corresponden a coches y personas y 3 a personas en esta primera fase, de las 36.402 que habitan en la ciudad.

Todos han trabajado la concienciación, ya que “no se trata de denunciar sino de comprender que cada uno tiene que poner de sí para evitar una vuelta atrás”, recalca Narciso Pérez.

TE RECOMENDAMOS