adeje

Patricia Paulsen, la primera bombera española en la élite del rescate europeo

La tinerfeña, que ha sido aceptada como instructora en el Weber Rescue, lleva 17 años en los Bomberos Voluntarios de Adeje y compagina su pasión por salvar vidas con la dirección de un hotel
Patricia Paulsen lleva 17 años como bombera voluntaria en Adeje / DA

La tinerfeña Patricia Paulsen se ha convertido en la primera bombera española aceptada como instructora de la prestigiosa empresa Weber Rescue System, líder mundial en rescate de tráficos.

Patricia Paulsen lleva 17 años como miembro de los Bomberos Voluntarios de Adeje, de la cual es jefe de dotación y compagina “salvar vidas” con su profesión como directora de un hotel en Costa Adeje.

Explica que la convención de instructores, pendiente de celebrar en octubre en Alemania, está dedicada a “solventar distintas situaciones de accidentes y saber cómo desarrollar las técnicas necesarias a emplear, que cubren los ámbitos de la excarcelación y salvamento de turismos, nuevos vehículos, como los eléctricos y de gas, camiones y guaguas”, comenta Paulsen, que teme que por la crisis del coronavirus esa convención quede aplazada, en una convención Internacional de rescate en accidente de tráfico que albergará a cerca de 900 participantes desde Mongolia hasta América del Sur, pasando por Estados Unidos y todos los países europeos.

Sin embargo, esta no es la primera vez que la tinerfeña acude a los Weber Rescue Days, donde ya intervino el año pasado en la localidad alemana de Mosbach, ocupándose mayormente de las traducciones en cada estación de prácticas para los participantes internacionales y es ahora cuando se incorporará de lleno como instructora en la convención prevista para octubre en Múnich.

“Estoy ansiosa por poder continuar con mi camino como instructora Weber de rescates y durante todo el año poder impartir cursos junto a mis compañeros instructores más veteranos para poder seguir mejorando día a día y poder seguir trasmitiendo estos conocimientos a otros profesionales. No quiero dejar pasar esta oportunidad para agradecer a mis compañeros veteranos de los Bomberos de Adeje, por sus enseñanzas, que me han servido para cumplir uno de mis sueños”, comenta Patricia, mientras recuerda que el parque de Adeje cuenta con 37 bomberos, de los cuáles solo hay dos mujeres y una tercera en fase de aspirante.

Para ella la diferencia entre un bombero profesional y uno voluntario “es que unos cobran y otros no, aparte de que los primeros tienen que pasar una oposición”, aclarando que “nunca me lo he planteado cobrar como bombero, entre otras razones porque a mi lo que me da de comer es la dirección del hotel”.

Explica Patricia Paulsen que para ser bombero voluntario “tienes que pasar un curso de un año de duración que lo hace el propio parque de Adeje, luego otro de prácticas y luego te conviertes en aspirante hasta que pasas un examen y es la jefatura del parque quien decide tu entrada”. A partir de ahí, los bomberos voluntarios están disponibles por turnos las 24 horas, siendo activados a través del 112, cuando el suceso ocurre en la comarca, “nos vamos al parque, nos cambiamos y salimos a la intervención” indica Patricia, para añadir que “antes del confinamiento teníamos también teníamos turnos de noche”, algo que ahora no ocurre porque “llevamos días sin intervenciones, incluso ha habido alguna semana sin salida alguna”, aclarando que ahora, con el ERTE en el hotel “y siendo soltera”, puede disponer de más tiempo para atender su solidaria vocación, bombera voluntaria.

Parque comarcal

El Cabildo tiene la intención de reforzar la comarca sur con un parque de bomberos profesional, aparte del que ya existe en San Miguel de Abona y del que se está instalando en Güímar, barajándose para ellos los municipios de Guía de Isora o Arona. Para Patricia, “está claro que sería muy necesario ponerlo en donde ya no hay, porque hace falta personal y medios para atender lugares en donde se tarda mucho llegar, ya sean profesionales o voluntarios”.

TE PUEDE INTERESAR