La Gomera

La Gomera, el escenario de un rebrote simulado para probar la app de rastreo

El Ministerio de Sanidad y la Consejería del área del Gobierno de Canarias pondrán en marcha desde hoy y hasta el 13 de julio una aplicación móvil que permitirá alertar a los contactos de una persona contagiada

Se espera que unas 3.000 personas se descarguen esta aplicación para poder optimizar su diseño y rendimiento. DA
Se espera que unas 3.000 personas se descarguen esta aplicación para poder optimizar su diseño y rendimiento. DA

Los habitantes de San Sebastián de La Gomera participarán a partir de hoy en una experiencia piloto de la aplicación móvil dedicada al rastreo de posibles contagios por Covid-19, herramienta que se coordina entre el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de Canarias. Las autoridades pretenden reproducir durante 15 días un rebrote ficticio para ver si la app responde bien.

Esta experiencia servirá para desarrollar y evaluar esta prueba piloto de la aplicación de rastreo a través de la conexión bluetooth del teléfono móvil que permitirá notificar a los contactos de un usuario el riesgo de haber contraído el coronavirus tras haber simulado unos 300 contagios virtuales.

El objetivo es lograr que entre 2.800 y 3.000 usuarios se descargen esta aplicación móvil para poder así realizar esta prueba piloto que se pondrá en marcha a partir de hoy y que durará dos semanas. La aplicación y su experiencia de uso por parte de los ciudadanos de San Sebastián permitirá optimizar su diseño y el grado de confianza, y además servirá para calibrar el algoritmo de la aplicación con el fin de garantizar la veracidad de las notificaciones y comprobar si con la información epidemiológica que se extraiga del estudio se puede prever un posible rebrote futuro.

La aplicación utiliza la conexión bluetooth del terminal, a través de la cual los móviles emiten y observan identificadores anónimos de otros teléfonos cercanos que cambian periódicamente. Cuando dos terminales han estado próximos durante un determinado período de tiempo, ambos guardan el identificador anónimo emitido por el otro.

Si algún usuario fuera diagnosticado positivo de la Covid-19 tras realizarle un test PCR, el contagiado decidiría si da su consentimiento para que, a través del Sistema de Salud, se pueda enviar una notificación a sus contactos más cercanos.

Se entiende que existe riesgo si el contacto se ha mantenido al menos durante 15 minutos y de manera cercana, es decir, menos de dos metros, según informaron desde las administraciones implicadas en su desarrollo, que se basan en criterios sanitarios para establecer este sistema.

La Sanidad canaria presentó al proyecto su enfoque particular: utilizar esta información para entrar en el circuito de los rastreadores manuales y hacer ese cribado “evitando que se considere falso positivo”.

La idea es también la manera de introducir en el sistema estos contactos estrechos y poder comprobar y cribar la información facilitada. Con la anterior aplicación, la configuración de los protocolos daba unos resultados muy similares a los que se da en los actuales call centers, con lo que la experiencia es muy positiva y se podría extrapolar. Por tanto, una vez que la aplicación filtre esos contactos estrechos, serían los rastreadores los que mediante una llamada de contacto podrían verificar, comprobar y mejorar su fiabilidad.

La decisión final sobre si esta aplicación se implantará en el resto de España se adoptará una vez concluida y evaluada la prueba piloto. La última palabra la tendrá cada una de los sistemas de salud de las comunidades autónomas.

En estos momentos Francia, Italia o Alemania se encuentran en fases similares del desarrollo de herramientas de alerta de contagios, lanzando un piloto con la API de Apple y Google. La herramienta española es la primera que se preocupa también por mejorar la experiencia del usuario y la única que simula contagios, lo que permitirá recabar mejores datos.