güímar

Santa Lucía aspira a nueva normalidad

Los vecinos están satisfechos de cómo se están haciendo las obras para asegurar el barrio, pero lamentan la falta de comunicación municipal
El cemento proyectado sobre viviendas precintadas en la zona norte / NORCHI

“Las obras marchan muy bien, a buen ritmo y se están haciendo con mucha seguridad para las casas y utilizando un cemento proyectado que se confunde con el entorno”, declara Rafael de Armas, presidente del colectivo vecinal de Santa Lucía Los Barrancos, ese barrio costero de Güímar sujeto a un desalojo decretado por el alcalde, Airam Puerta, por riesgo inminente de desprendimientos.

El desalojo, como tal, nunca se llegó a producir, hasta que comenzaron las obras, casi coincidiendo con el estado de alarma, en la que seis propietarios de las primeras viviendas en la parte norte -la más cercana a Punta Prieta- no pudieron hacer uso de las mismas y se fueron a residir con familiares o amigos, como harán presumiblemente los residentes en las viviendas que están en la zona de la cueva, obras que están muy cerca de comenzar, tras el gran avance que se ha dado al talud norte por parte de la UTE contratada por el Ayuntamiento de Güímar, con una inversión de 627.000 euros.

La obra se acometerá en tres intervenciones bien diferenciadas, que afectarán, por fases, a la zona sur del barrio, a la cueva y a la zona norte, espacio éste en el que “se intentará evitar, en la medida de lo posible, los desalojos innecesarios”, dijo el alcalde.

Las viviendas que se encuentran entre los números 94 y 116 están incluidas en un decreto de la Alcaldía de Güímar ordenando el desalojo motivado por un desprendimiento en junio de 2011 en la cueva del barrio, afectando a algunas de las viviendas situadas en ella y procediéndose al desalojo de varias casas, mientras los vecinos terminarían levantando el precinto sin que se realizaran entonces más obras que la limpieza de la visera de la cueva.

Tras el polémico decreto de Airam Puerta, que fue contestado judicialmente por el abogado de los vecinos, José Luis Langa, finalmente se iniciaron las obras en marzo con la aplicación del gunitado o la proyección del hormigonado y ahora se espera el uso de los carros de perforación, la colocación de los bulones que servirán de base para anclar la malla de sujeción a instalar en una zona del talud.

Unas obras que Rafael de Armas considera necesarias y que “se están realizando con mucha seguridad”, pero critica la falta de comunicación del alcalde, porque “con las obras en ejecución pienso que lo más coherente sería una visita a la obra y una reunión con las afectados”, lamentando que “hoy mismo (por ayer) ha venido la Policía Local repartiendo notificaciones a los próximos vecinos que deben abandonar sus casas, ya en la nueva normalidad. Esa por la que suspira Santa Lucía para ganar en seguridad.

TE PUEDE INTERESAR