Sociedad

Se esconde en una defensa del muelle para intentar de nuevo huir de un pesquero

Tanto el frustrado fugitivo como otros 12 componentes del barco simularon sin éxito el pasado viernes que llegaban en patera a Santiago del Teide

A la izquierda del pesquero se ve el cilindro donde se ocultó el frustrado fugitivo. Fran Pallero

Tres de los tripulantes de un pesquero que ya intentaron el pasado viernes hacerse pasar por emigrantes que llegaban en patera al Sur de Tenerife se fugaron ayer del barco justo antes de que este zarpara del puerto de Santa Cruz tras levantarse la cuarentena decretada por el positivo de uno de ellos. Como quiera que un nuevo test tornara el resultado a negativo, Capitanía Marítima levantó la prohibición de abandonar la Dársena Pesquera capitalina.

De los tres reincidentes, uno volvió por su propio pie, mientras que otro fue localizado y devuelto por la Policía Local al pesquero, de bandera española y llamado Nuevo San Luis. En cuanto al tercero, fue la pericia de un policía portuario lo que permitió dar con él, dado que se había escondido en una defensa portuaria junto al pesquero, una suerte de cilindro donde pasó horas bajo un calor realmente insufrible, y que se ve en la imagen adjunta.

La secuencia de estos hechos arranca en la madrugada del pasado viernes, cuando, presuntamente, el cocinero del pesquero, con 18 hombres a bordo (tres españoles y 15 naturales de Senegal, Mali y Guinea Conakry), aprovechó que el capitán dormía para trasladar a 13 de ellos en dos tandas hasta Playa Chica (Santiago del Teide) en la ‘lancha’ salvavidas, una barquilla de madera que podría pasar por una patera si no fuera porque lleva grabado en un costado el nombre del pesquero.

El ardid fue detectado por las fuerzas del orden y el Nuevo San Luis fue conducido primero a Los Cristianos (donde se hicieron las pruebas que desvelaron el positivo) y luego a la capital tinerfeña. Tras el negativo y los intentos de fuga, finalmente el pesquero partió ayer rumbo a Senegal.