TENERIFE

El primer ‘robot’ para perforar el Macizo de Teno ya está en Tenerife

Las máquinas de dos y tres cabezas permiten realizar varios taladros de forma simultánea para poder construir el túnel de Erjos, en el marco del tramo El Tanque-Santiago del Teide

PERFORACIÓN MACIZO ANAGA 3
El ‘robot’ de dos cabezas llegó el viernes a la zona objeto de obras en el municipio de Santiago del Teide. DA

El macizo de Teno es una de las tres coladas volcánicas que dieron origen a la Isla, junto al de Anaga y Adeje. La obra del Anillo Insular, y, en concreto, el tramo El Tanque-Santiago del Teide, que unirá los dos extremos de Tenerife y supondrá un antes y un después en la movilidad, requiere perforar el basalto más antiguo de Tenerife para construir el túnel de Erjos, el más largo de Canarias, y uno de los mayores del país al contar con 5,1 kilómetros de extensión a través de dos tubos paralelos.

Esta actuación, de la que no existen precedentes en Canarias debido a su magnitud, requiere por parte de la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias, así como de la UTE que ejecuta la obra, tener estudiados a la perfección cada uno de los pasos que se van a dar para evitar cualquier inconveniente en una orografía compleja. Y al mismo tiempo, cumplir un rígido protocolo de seguridad al tener que maniobrar con explosivos.

La perforación del túnel se hará con máquinas específicas o ‘robots’ de dos y tres cabezas que permiten realizar varios taladros de forma simultánea. Habrá cinco, uno por cada boca de túnel y otro para tenerlo de repuesto en caso de avería. Uno de los primeros llegó el viernes a la zona de obras en Santiago del Teide y las previsiones de la Dirección General de Infraestructura Viaria son que empiece a trabajar a finales del próximo mes por el lado Sur, tal y como adelantó DIARIO DE AVISOS.

En el caso del Norte, los planes apuntan a noviembre-diciembre y desde ese momento, toda la maquinaria estará operativa.

Habrá un robot en cada una de las cuatro bocas de los dos túneles. Estos permiten insertar las perforaciones que hagan falta para alojar explosivos, ya que va agujereando en varios sitios diferentes al mismo tiempo.

‘Avance y destroza’

El sistema de perforación se denomina ‘Avance y destroza’, y es el mismo que se utilizó para la mayoría de los túneles del AVE en Galicia por ser el sistema más rápido y efectivo ante la orografía, características del subsuelo y tamaño de la perforación.

El procedimiento es el siguiente: se perfora y se excava toda la mitad superior del túnel, se inserta la dinamita, se explosiona, y se retiran los restos de roca con los camiones. Acto seguido, se repite la misma operación con la mitad inferior y así sucesivamente. Llevará varios meses y se trabajará en tres turnos diferentes durante 24 horas de lunes a domingo para terminar esta obra en los cuatro años en los que se proyectó.

La voladura que se hará no se hará completa, sino integral. El proceso es más trabajoso, detallan desde la citada dirección general, pero más preciso, ya que es lo que se busca, una mayor exactitud para evitar las explosiones incontroladas.

Pese a que muchas personas pueden deducir que se producirá un gran estruendo, este apenas se percibirá por parte de la población dado que se trabajará a una profundidad que oscila entre 400 y 600 metros. Todavía no se puede precisar la cantidad de kilos de explosivos que hará falta, puesto que ello estará condicionado al terreno que se encuentre.

El sistema de explosivos está diseñado por la Consejería de Industria y supervisado por la Guardia Civil. De hecho, cada vez que la dinamita salga de su lugar de origen, será custodiada hasta su destino por efectivos de este cuerpo de seguridad.

Dependiendo del tipo de roca, se espera extraer un promedio de entre 6 y 8 metros diarios. Se espera que las rocas, dada la antigüedad, sean muy duras ya que eso ayudará a que la fragmentación ‘sea limpia’.

La construcción de los túneles será en calado, es decir, que siempre habrá uno más avanzado que otro en unos 50 metros para que las explosiones no los afecten, no haya fisuras y se garantice la seguridad.

Así, se empezará por el lado Sur y se intentará avanzar todo lo posible, para que cuando se empiece a volar por el otro extremo el material que se acopie se pueda sacar por ese lado y no vaya por carretera.

Se prevé que ambas entradas se encontrarán en un plazo aproximado de dos años y que la excavación se realizará en dos fases debido a las dimensiones de la cavidad. La primera será más complicada porque fijará la parte superior del túnel con una altura de seis metros, mientras que la segunda llegará a la cota inferior con menos tiempo de duración.

El excedente de material que se extraiga de ambos se utilizará para rehabilitar la cantera de Bilma, en el municipio sureño, mientras que otra cantidad servirá para rellenar sitios específicos -una igualación de tierras en términos de ingeniería- en la traza de la carretera, sobre todo en el Norte.

Una vez finalizado, con 5,1 kilómetros, el de Erjos será el ‘padre’ de todos los túneles ya que hasta ahora, el más largo de Tenerife es El Bicho, en Santiago del Teide, de un kilómetro, seguido de El Guincho, en Garachico, de apenas 725 metros.