Educación

Un metro y medio por salud

El arranque de la jornada lectiva en Infantil y Primaria se produjo sin sobresaltos en las islas no capitalinas de la provincia tinerfeña, pero con algunos tumultos a primera hora

En Barlovento se siguieron las pautas exigidas por Sanidad, adaptando el colegio del municipio para que se respete la distancia de metro y medio. Cedida

Miles de niños isleños acudieron ayer por primera vez, tras el confinamiento decretado en marzo, de forma presencial a las aulas. Eso sí, con mascarilla y algunos cambios en su entorno, como el gel hidroalcohólico, que se ha convertido en un bien de primera necesidad para sus respectivos centros, o el distanciamiento social, que ha hecho más difícil practicar la mayor parte de los juegos propios de la infancia. Ilusión entre el alumnado de Infantil y Primaria por reencontrarse con sus compañeros, meses después de la irrupción de ese extraño bichito que nos cambió la vida a todos, pero preocupación entre las madres y padres por el riesgo de que se puedan producir contagios.

La duda seguirá flotando en el aire hasta que avancen las semanas, pero en islas como La Palma ha habido municipios que han decidido reducir, aún más si cabe, las posibilidades de propagación de la COVID-19. Barlovento y Breña Alta anunciaron la semana pasada que realizarían pruebas PCR al profesorado, así como, en el caso de la primera localidad, a todo el personal que, de una u otra forma, pudiera tener algún tipo de contacto con los educandos, aportando más garantías a sus progenitores. Otra iniciativa en este sentido es la de los consistorios de Los Llanos de Aridane y Santa Cruz de La Palma, que con fondos y personal propio se hacen cargo de los refuerzos de limpieza necesarios para desinfectar de manera frecuente los pupitres o material informático, entre otros elementos que son empleados diariamente por los niños. Unas acciones que vienen a complementar las que la Consejería de Educación regional ya había acordado con los colegios.

Pero a pesar de las previsiones, que se diseñan partiendo de datos estimados, siempre se pueden producir percances, como ocurrió en un centro de Tazacorte en el que tuvieron lugar aglomeraciones para entrar a primera hora. En un vídeo que, rápidamente, se distribuyó por grupos de mensajería instantánea, se podía ver a un padre indignado: “Miren la distancia de seguridad… empezamos bien con el protocolo (…) ahí tienen a los niños en la puerta esperando y todos juntos, muy bien”. Es por ello que, a la hora de la salida, el equipo directivo bagañete intentó poner más orden, si bien la colaboración de los progenitores es crucial para mantener la separación de metro y medio estipulada en la vía pública, en los alrededores de las infraestructuras educativas.

LA GOMERA

El presidente del Cabildo de la isla colombina, Casimiro Curbelo, también ha sido de los que ha tomado la delantera en lo que a métodos para hacer la vuelta al cole más segura se refiere. No en vano, el líder gomero, por medio de su grupo parlamentario, ASG, instaba al Ejecutivo regional a que hiciera test PCR a los profesores de todo el Archipiélago, al igual que la institución insular ha venido haciendo en las últimas fechas para los educadores de los distintos niveles de enseñanza: Infantil, Primaria, Formación Profesional o Escuelas de Idiomas. “Debemos arrimar el hombro y asegurar las mejores condiciones para que el regreso a las aulas se lleve a cabo con la mayor normalidad posible, dentro de las limitaciones que nos marca vivir bajo los efectos de esta pandemia causada por la COVID-19”, señalaba.

Y lo cierto que se respiraba algo más de tranquilidad por el cribado realizado, aunque las madres y padres son conscientes de que en cualquier momento puede aparecer un positivo, hecho por el que Curbelo defendió, además, que “es necesario que sigamos trabajando en dotarnos de las herramientas y material indispensable en caso de que se produzcan confinamientos puntuales y se tenga que recurrir a la enseñanza virtual”. Por tanto, manifestó su deseo de que se consignen recursos para romper la brecha digital, y que las familias con menos recursos, en el supuesto citado, dispongan de una tableta y conexión a Internet adecuadas para este tipo de educación en línea.

En la capital de la Isla, San Sebastián, el ayuntamiento se hizo cargo, de la mano con los equipos directivos de los centros educativos del municipio, de los refuerzos de limpieza y desinfección de las instalaciones académicas. Según indicaban desde la Administración, se incorporarían a los colegios tres personas encargadas de estas tareas. Asimismo, el Consistorio apuntaba más presencia de la Policía Local para prevenir posibles infracciones de la distancia de seguridad, tanto en la entrada como en la salida de los colegios, del mismo modo que para garantizar que todos los miembros de la comunidad educativa que accedan a los inmuebles donde se imparte clase porten la mascarilla que, cabe recordar, es obligatoria en todos los espacios, sin distinción de si son abiertos o cerrados.

EL HIERRO

Un total de 624 alumnos se incorporaron ayer a la educación presencial en la isla del Meridiano, en una jornada marcada por los típicos lloros a la entrada de los colegios entre los más pequeños y la extrañeza de la mascarilla. Un inicio de etapa para el cual el profesorado se tuvo que someter a las pruebas de coronavirus, sufragadas por la institución insular. Su presidente, Alpidio Armas, sostuvo que era “una medida, entre otras puestas a disposición de los centros, que nos permitirá tener una buena posición de partida para, entre todos, intentar que el virus perjudique lo menos posible a la actividad docente y nuestros niños y jóvenes puedan ejercer su derecho a recibir educación de manera presencial el mayor tiempo posible”.

Sobre los datos epidemiológicos herreños, como uno de los lugares señalados por registrar un valor alto en el índice acumulado de contagios, Armas destacaba que la situación ha mejorado: “El virus está contenido y, en cierta medida, controlado, después de la importante afección en la Isla las semanas pasadas”. Aún así, dijo que no se puede “bajar la guardia”, puesto que “hay que convivir con esta epidemia y continuar adelante, luchando entre todos porque El Hierro vuelva a estar como en los meses pasados y podamos continuar desarrollando nuestra actividad en todos los ámbitos sociales y económicos”.

OTRAS ISLAS

En la capital grancanaria, sin embargo, epicentro de la COVID en Canarias, se percibía tensión, motivada por las cifras que, estas semanas, ha situado a la ciudad en el punto de mira de las autoridades sanitarias. Igualmente, no se tuvo conocimiento de incidentes graves, más allá del previsible nerviosismo. Lo que está claro es que, aun con la mascarilla, el amor de los padres hacia sus hijos permaneció intacto.

MATILDE FLEITAS: “SÉ QUE MI HIJA ESTÁ EN BUENAS MANOS Y EN EL LUGAR CORRECTO”

Una madre que manifestó ayer su plena confianza en los protocolos para el regreso a las aulas fue Matilde Fleitas, diputada regional del PSOE por La Palma. A través de redes sociales, y tras participar en la Comisión de Hacienda y Presupuestos de la Cámara, lanzaba un mensaje de “ánimo y fuerza a toda la comunidad educativa”.

“Cuando, hace dos años, llevé a mi hija al cole por primera vez, cumplí un sueño; fue un momento mágico que quedará grabado en mi retina de por vida. Este año no puedo acompañarla, pero la seguridad de que está en buenas manos y en el lugar correcto, para crecer como ser humano, sigue presente en mí, y me acuerdo especialmente de quienes querrían estar en un día especial y no pueden, y también de quienes se quedarán en la verja con el corazón en un puño”, señalaba.

“Comparto vuestros miedos e incertidumbres, pero también comparto la confianza en el trabajo de la comunidad educativa y en que todo saldrá bien”, concluía.