Güímar

El próximo año el saneamiento en el Valle de Güímar debe dejar de ser un problema

El consejero Javier Rodríguez Medina y el gerente del Ciatf, Javier Davara, anuncian que en abril y octubre empiezan a funcionar las depuradoras de aguas urbanas e industriales

Las obras de la depuradora comarcal y de la industrial estarán concluidas el próximo año/ SERGUIO MÉNDEZ

Abril y octubre de 2021 son nuevas fechas que ayer anunció Javier Davara, gerente del Consejo Insular de Aguas, para que estén terminadas y en uso las depuradoras de aguas urbanas e industriales del Valle de Güímar, después de solventarse diferentes problemas a lo largo de su proceso de licitación y construcción, incluida la aparición del caracol de Candelaria.

Estas afirmaciones las hizo el gerente del Ciatf durante la visita, ayer, a ambas instalaciones del consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha contra el Cambio Climático del Cabildo de Tenerife, Javier Rodríguez Medina, junto a técnicos y responsables de las empresas constructoras.

El consejero insular supervisó los trabajos que se ejecutan en ambas instalaciones y que cuentan con una inversión conjunta de casi 20 millones de euros, aunque está previsto que, con la ampliación del proyecto, se alcancen los 28,3 millones de euros. En el caso de la Edaru, las obras, ya ejecutadas al 72%, concluirán en diciembre, y en enero comenzarán las pruebas pertinentes para su puesta en marcha a partir de abril, mientras que en la Edari, finalizarán en octubre.

“Estas dos obras dan respuesta a las necesidades de depuración de la zona y se enmarcan en la estrategia que hemos trazado en el Cabildo de Tenerife para acabar definitivamente con la compleja situación de los vertidos, no solo en esta comarca, sino en el resto de la Isla.

Canarias es la región de Europa que mayores sanciones acumula por no tratar de forma adecuada las aguas residuales. Por eso, desde el Cabildo estamos decididos a cambiar esta tendencia en toda la Isla”, remarcó el consejero, quien recordó que a las actuaciones que se realizan en el Valle de Güímar se unen las ya contempladas en el convenio firmado con la sociedad mercantil estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), que supondrá una inversión de 170 millones de euros y dotará a las zonas de Granadilla, Tenerife Oeste (Santiago del Teide y Guía de Isora), Arona Este-San Miguel, la comarca de Acentejo y el Valle de La Orotava del sistema de saneamiento y depuración integral.

Asimismo, Rodríguez Medina resaltó la importancia que tendrá el agua regenerada que salga de la Edaru de Valle de Güímar como recurso hídrico para el ámbito agrario de esta comarca, mientras que la Edari no podrá producir esa agua, “al tener componentes de materiales pesados”, señaló posteriormente Javier Davara. Dejó claro que los núcleos urbanos de playa La Viuda, Lima y El Socorro, situados en el entorno del Polígono, tendrán que elevar sus aguas a la Edaru comarcal.

Davara explicó que las obras de la Edaru se retrasaron con respecto a los plazos previstos “por la llegada de la pandemia, la dificultad del terreno y la aparición de una especie endémica como el caracol de Candelaria”.

Asimismo, apuntó que la capacidad de tratamiento de esta planta depuradora, en la que se han invertido unos 12,3 millones de euros, “será de 7.500 metros cúbicos al día, ampliables a 10.000”, e indicó que, una vez entre en funcionamiento, se estará en disposición de recibir aguas residuales por parte de los municipios de la zona, siempre y cuando se acometa la red municipal de saneamiento.

Quedan también por ejecutar otras actuaciones complementarias, cuyos proyectos están ya redactados, como estaciones de bombeo o colectores, que elevarán el presupuesto total, incluido los seis millones de la Edari, hasta los 28,3 millones de euros.