Santa Cruz

Una veintena de inspectores de Salud Pública ‘patrulla’ la capital

Los principales incumplimientos que detectan tiene que ver con la falta de distancia en las mesas de las terrazas y la relajación de medidas en las partes privadas de los locales

Los inspectores ponen en valor el alto cumplimiento del comercio textil. / S. M.

Una veintena de inspectores de Salud Pública iniciaron, ayer, en Santa Cruz, una ronda de visitas a establecimientos comerciales y grandes superficies para observar el cumplimiento de las medidas de seguridad relacionadas con la COVID-19. Así lo informó a DIARIO DE AVISOS el primer teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Guillermo Díaz Guerra, quien expresó su satisfacción por el inicio de estos controles que, aseguró, “servirán sobre todo para asesorar y emitir recomendaciones a los establecimientos en materia de seguridad sanitaria”. Según el edil, en esta primera ronda de visitas, la mayoría está cumpliendo, pero hay excepciones. Según le han explicado los inspectores a Díaz Guerra, los principales incumplimientos que están detectando tienen que ver la falta de separación entre las mesas de las terrazas y la relajación de medidas en los espacios privados de los establecimientos como los office o las zonas de almacenaje, donde la falta de mascarillas es lo más común. También han detectado la presencia de productos no homologados como geles hidroalcohólicos y mascarillas.

Los inspectores cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Santa Cruz para hacer estas visitas que proseguirán en los próximos días. Tal y como explica el primer teniente de alcalde, “han elaborado un protocolo de inspección y por lo que sé hoy han estado visitando centros comerciales, grandes superficies, locales comerciales, terrazas… Por lo que he podido saber están encontrando gente que se sabe la normativa perfectamente y la cumplen a rajatabla, otros que la desconocen y no cumplen nada, y otros que la conocen pero no saben cómo implementarla. Es entre estos últimos donde los inspectores están haciendo una labor de asesoramiento, enseñándoles a corregir las deficiencias que hasta ahora no sabían cómo hacerlo”.

“Estamos muy agradecidos -continuó el edil-porque están emitiendo un montón de recomendaciones que en todo los sitios están siendo muy bien recibidas. Ojalá lo hubieran empezado antes, pero bueno han empezado esta semana y nunca es tarde”.
En cuanto a los cumplimientos alaban el trabajo que se está haciendo en las tiendas de ropa, con los controles de aforo y la corrección en los protocolos de desinfección. Como no podía ser de otra forma, también han levantado las correspondientes actas de infracción donde se está incumpliendo la normativa.

Preocupación

Por lo que le ha trasladado el colectivo a Díaz Guerra, que también es inspector de Salud Pública, “les preocupa la gente haciendo sobremesas en las terrazas sin mascarilla. La gente piensa que la inmunidad la da la silla y no la mascarilla”. En los próximos días se centrarán en las grandes superficies y en los gimnasios. “Le dan mucha importancia al tema de la ventilación y circulación de aire sobre todo ante la evidencia científica de cómo se están produciendo los contagios por vía área, es muy importante por tanto la ventilación de todos los locales”.

También solicitan a la población en general que adelanten sus compras de Navidad y Reyes para evitar aglomeraciones innecesarias. En ese sentido, a las grandes superficies las invitan a que estén preparadas con gestores de colas ante la posibilidad de que sus aforos se completen y haya gente que se vea obligada a hacer cola fuera del centro comercial.

 

El trabajo de inspección, por ahora, fuera de las residencias de mayores

El trabajo de los inspectores de Salud Pública se va a centrar en las próximas semanas en asegurarse de que se cumplen las medidas para frenar los contagios en una Isla, que, ayer, volvió a superar el centenar de casos. Sin embargo, por ahora, esa labor no la van a desempeñar en las residencias de mayores, algo que el colectivo considera incomprensible, máxime cuando en Santa Cruz ya hay dos residencias con brotes de COVID. “Confío que en las próximas semanas se les dé la orden de inspeccionar también las residencias de ancianos. Son los mejores técnicos para echar una mano en estos espacios tan sensibles”, defendió Díaz Guerra.