MEDIO AMBIENTE

Alertan del grave riesgo de deslizamientos de tierra en las Islas

Los profesionales forestales dirigen un escrito al Gobierno canario con aportaciones a la Ley de Cambio Climático y avisan de que hay amenaza de avalancha en el 30% del territorio insular

Foto derrumbe Argaga, La Gomera

Canarias está en grave riesgo de sufrir peligrosos deslizamientos de tierra que sepultarían carreteras y núcleos urbanos, según han advertido los profesionales forestales (Profor) en un escrito dirigido al Gobierno canario con la finalidad de mejorar el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático.

Añaden que el 90% del territorio de las Islas está en riesgo elevado de desertificación y que al menos el 30% es susceptible de sufrir grandes deslizamientos en masa, con los enormes riesgos que representan para la población civil. Advierten de que los incendios forestales necesariamente van a ir en aumento, tanto en frecuencia como intensidad, debido a los nuevos escenarios climáticos, que estresan a las masas boscosas por la subida de la temperatura y el descenso de las precipitaciones. Según Profor Canarias, esta realidad no solo aumenta las probabilidades de nuevos incendios forestales, sino también de que el suelo que protegen los bosques quede expuesto a potentes desplazamientos al perder el soporte natural que le proporcionan los árboles.

Los profesionales forestales señalan que estos riesgos aumentan en Canarias con el calentamiento de los océanos, que potencia la temporada de ciclones en el Atlántico y reorienta sus trayectorias acercándolos a las Islas, tal y como ya sucedió en 2005 con la tormenta Delta, que trajo vientos de hasta 140 kilómetros por hora en la costa y de casi 250 en el Teide.

Los profesionales forestales, aunque reconocen la idoneidad de muchas de las disposiciones recogidas en el Proyecto de Ley de Cambio Climático, consideran necesario introducir mejoras específicas que garanticen la capacidad de respuesta del territorio insular ante los cambios globales.

Entre las mejoras propuestas figura otorgar un papel central a la infraestructura verde en la Estrategia Canaria de Cambio Climático, así como establecer mecanismos de financiación de las políticas forestales de adaptación, como el céntimo forestal. Asimismo, proponen destinar un departamento de I+D+i+c específico al impulso de la adaptación de los ecosistemas forestales y al desarrollo de modelos de negocio sostenibles vinculados a ello. Consideran que estas medidas son imprescindibles para asegurar la adaptación de las masas forestales a los escenarios de cambio climático que se prevén para las próximas décadas.

Por último, lamentan que el Gobierno regional no haya brindado a los profesionales forestales la posibilidad de contribuir a la elaboración de la Ley de Cambio Climático y le plantean la necesidad de las propuestas formuladas por su importancia para la protección de los ecosistemas de las Islas.

A su vez, instan a las administraciones a desarrollar una política activa para las infraestructuras verdes que son nuestros bosques, en el marco de la nueva Ley de Cambio Climático, de forma que se diseñen las medidas de adaptación y se doten de los recursos humanos y presupuestarios adecuados para llevarlas a cabo.

Concluyen que activar las políticas forestales de adaptación al cambio climático ayudará a generar más empleo local, al ser un sector intensivo en mano de obra, además de tener un gran potencial de generar un sector económico local basado en nuestra biodiversidad, como lo es la bioeconomía.
En relación con el peligro de deslizamientos de tierras del que advierten los profesionales forestales, hay que recordar que el 14 de noviembre pasado un derrumbe de toneladas de rocas de una ladera sepultó la carretera de la playa de Argaga, en Vallehermoso, en La Gomera. Milagrosamente no hubo víctimas, pero varios vehículos quedaron sepultados.