Granadilla de Abona

Denuncian la ‘huella’ dejada en el Paisaje Lunar por los amantes del ‘selfie’

La alcaldesa de Vilaflor y colectivos ecologistas recuerdan que está prohibido “pisar” ese monumento natural por su evidente fragilidad

El conocido como Paisaje Lunar, que pertenece al municipio de Granadilla de Abona, aunque su entrada más usada es por su vecino Vilaflor de Chasna, a través de una pista forestal del Monte del Agua y un posterior sendero, sigue siendo objeto de los buscadores de selfies, con el daño que “sus pisadas” producen en un ecosistema muy frágil, al tratarse de ‘chimeneas’ de piedra pómez (espuma en latín), sin olvidar, incluso, la huella de inscripciones de los que se dicen amantes de la naturaleza.

Situado en Los Escurriales, a casi dos mil metros en lo alto de Granadilla de Abona -también se puede llegar allí desde la Cruz de Tea-Las Vegas y desde Guajara-, este delicado paisaje está integrado en el Espacio Natural Protegido Corona Forestal.

El activo colectivo ecologista #pasasinhuella y la Fundación Telésforo Bravo Coello llevan tiempo denunciando el “mal uso” que hacen algunos visitantes de tan singular paisaje, y esta semana, la alcaldesa de Vilaflor, Agustina Beltrán, denunciaba que “después de terminado el confinamiento, cuando ya se pudo salir a caminar, le transmití directamente a la consejera insular de Medio Ambiente, Isabel García, el daño que se le está haciendo al Paisaje Lunar. Yo misma pude comprobar como la gente se sube a esos monolitos para dejarse resbalar por el jable. Si no somos conscientes de que quienes tenemos que cuidar lo nuestro somos nosotros mismos, va a ser muy difícil tener un guardia todos los días para vigilar a quien visita el Paisaje Lunar. No hace falta hacerse el selfie dentro de los monolitos de jable para disfrutar de la visita. Si fuera una persona, todavía, pero son miles lo que pasan cada año y esto está haciendo un daño terrible. La naturaleza está para respetarla, no para saber quién sube más alto o quién se hace el selfie más bonito”, comentó la alcaldesa de Vilaflor de Chasna.

Félix de la Rosa, de #pasasinhuella, señala que, “desgraciadamente, este es uno de los puntos de nuestra naturaleza que se han puesto de moda para la cada vez más extendida foto de postureo en las redes sociales y el efecto llamada que produce: masificación, residuos, erosión del terreno y daño a la flora, en un frágil terreno que se deteriora con cada pisada. No todo vale por una foto”.