norte

Epidemia de baches en el Valle

Hay carreteras y vías de La Orotava, Los Realejos, Puerto de la Cruz y Santa Úrsula cuyo estado es lamentable con el riesgo que ello supone para la seguridad del tráfico rodado y peatones
En el muelle del Puerto de la Cruz colocaron a comienzos de este mes dos conos naranjas para advertir a los conductores desprevenidos del riesgo de grandes socavones. Sergio Méndez
En el muelle del Puerto de la Cruz colocaron a comienzos de este mes dos conos naranjas para advertir a los conductores desprevenidos del riesgo de grandes socavones. Sergio Méndez
En el muelle del Puerto de la Cruz colocaron a comienzos de este mes dos conos naranjas para advertir a los conductores desprevenidos del riesgo de grandes socavones. Sergio Méndez

El asfaltado, mejora y acondicionamiento de calles y carreteras es una asignatura pendiente en los cuatro municipios del Valle. Los Realejos, Santa Úrsula, Puerto de la Cruz y La Orotava, tienen vías tanto de titularidad municipal como insular que se encuentran en un estado lamentable de conservación con el riesgo que ello conlleva para el tráfico rodado como peatonal.

Si bien la pandemia de Covid-19 obligó a posponer este tipo de actuaciones y a priorizar los asuntos relacionados con el área social, lo cierto es que este problema se arrastra desde hace varios años en algunas vías cuya falta de mantenimiento, la circulación de vehículos pesados y una importante afluencia de tráfico provocan que se encuentren en pésimas condiciones.

Es el caso, por ejemplo, del polígono San Jerónimo, en La Orotava, o la carretera de entrada por El Botánico (TF-312), en el Puerto de la Cruz. Este último caso llama más la atención debido a que fue en abril de 2010 cuando el Cabildo llevó a cabo una reforma integral por1,27 millones que incluyó la mejora del firme de la plataforma, que se encontraba en muy mal estado en casi toda su longitud.

Puerto de la Cruz

Diez años después, su estado deja mucho que desear y ha obligado a esta Administración a redactar un proyecto para el refuerzo del firme desde el kilómetro cero al dos, justo el tramo frente al Jardín Botánico. Su importe asciende a 460.000 euros y su plazo es de tres meses. Pese a que no está incluido en el presupuesto de 2021, se pretende se ejecutar con cargo al remanente que estará disponible a finales de mayo, confirma el director insular de Carreteras Tomás García.

La entrada al muelle, principal zona de aparcamiento de la ciudad, es una especie de cráter. Debido a la magnitud de los destrozos de la capa asfáltica, a comienzos de este mes colocaron dos conos naranjas para advertir del peligro de dos grandes hoyos a los conductores desprevenidos y evitar así, accidentes de mayor consideración.

Ejemplos abundan también en vías más céntricas, como la calle Valois o la calle Bélgica, de acceso a la clínica San Fernando, por donde suben las ambulancias. Los vecinos de esta zona llevan años reivindicando, sin éxito, el arreglo de esta última calle.

El Gobierno municipal es consciente de esta situación y por eso la ha incluido en el paquete de obras de rehabilitación del firme que se adjudicará entre esta semana y la próxima y en el que también se verán beneficiados la plaza de los Reyes Católicos, un tramo de la avenida Obispo Pérez Cáceres, la avenida Hermano Fernández Perdigón, y un tramo de la calle Juan de Tejera y del camino Cordobés, por un total de 684.577 euros.

El otro proyecto de mejora del pavimento comprende las calles Pérez Zamora, José de Arroyo, Luis Lavaggi, Manuel Yanes Barreto, Valois y Leopoldo Cólogan Zulueta, así como la avenida Aguilar y Quesada y su inversión alcanza los 886.551 euros. Además de estas obras, se tiene previsto la mejora del firme de la calle Camelia, en La Paz, que también cuenta con proyecto.
En el caso del muelle, forma parte de un plan de rebacheo que está en su última fase de contratación por lo que se espera que en un mes se comience a actuar en aquellas zonas de la ciudad que más lo requieran.

La Orotava

En La Orotava los dos casos más sangrantes por la cantidad y el tamaño de los socavones se encuentran en la Avenida Nelson Mandela (TF-211) o entrada de El Ramal y el polígono industrial San Jerónimo. Este último está incluido en la Estrategia Insular de Polígonos Industriales que aprobó el Cabildo en 2016 pero todavía se sigue a la espera.

En el primer caso, el Cabildo contempla sacar a licitación este año el asfaltado, desde la conexión de la TF-5 hasta la plaza de La Paz, una actuación que ronda los 400.000 euros. El segundo, de mayor envergadura, comprendería el asfaltado de la TF-21, colindando con Santa Úrsula desde Cuesta de la Villa hasta el Cuartel de la Guardia Civil, y abarca también todo el paseo Domínguez Afonso, la plaza de La Paz, la avenida Domingo Benítez de Lugo y Sor Soledad Cobián. Una obra de 1,8 millones que supondrá la renovación de todo el pavimento de la principal entrada del municipio y el tránsito de los cientos de vehículos que también acceden al Parque Nacional del Teide.

En lo que respecta a las vías municipales, desde el Consistorio destacan el trabajo constante que se realiza todo el año para mantenerlas en buen estado. Como ejemplo, citan que recientemente se culminaron obras de asfaltado en Camino Polo, Camino del Torreón, Los Rechazos y San Antonio y se trabaja en la zona de San Agustín, donde el lunes comenzó el de la plaza de la Constitución. A ello se añadirá en los próximos días, el de cuatro calles de La Perdoma, aledañas al futuro auditorio, coincidiendo con la mejora del recinto.
En el presupuesto del Ayuntamiento de 2021 se destinan más de 700.000 euros de recursos propios a un plan muy potente de mejora, conservación y mantenimiento de vías públicas.

Los Realejos

Los Realejos fue la primera corporación local de Canarias que incorporó remanente municipal para invertir en obra pública en este ejercicio debido a que liquidó el presupuesto de 2020 en tiempo récord.

Parte de la inversión y de acuerdo con el Plan de Barrios, irá destinada al asfaltado en calle La Alhóndiga de San Agustín; la repavimentación y adecuación de infraestructuras de las calles La Gorvorana, El brezal, San Cayetano, Placeres, La Romera, El Laurel y de forma parcial las calles Nicaragua, Puerto de la Cruz y República dominicana, y un tramo de la calle Lanzarote.

En cuanto a la zona entre rotondas de El Castillo (enlace 37) y Altesa, cuyo estado no es precisamente el más idóneo, están dentro del proyecto de reasfaltado de la TF-5 entre Santa Cruz e Icod de los Vinos que se acaba de desbloquear.

Santa Úrsula

En este último municipio la carretera que se encuentra en peor estado con socavones de gran tamaño que suponen un grave riesgo para los conductores es la TF-213 (Carretera vieja) en sus intersecciones con la calle Malpaís, de salida hacia la TF-5, y con la Rambla Doctor Pérez. En este caso, la Corporación insular sigue adelante con el proyecto de convertirla desde el restaurante El Cañón hasta la plaza en una gran rambla con zonas peatonales, aparcamientos, nueva iluminación, jardines y bancos.

En esta localidad el Ejecutivo local inició hace poco una campaña de distintos arreglos y rebacheos de las vías municipales que se tuvo que parar de forma momentánea por la interrupción del suministro de asfalto, pero se reanudará el lunes 22 de marzo.

Al mismo tiempo, se está trabajando en la licitación de un plan de asfaltados plurianual que se espera de comienzo en el mes de junio. Estará dotado con 500.000 euros cada uno de los cinco años de los que constará.

Unos más, otros menos, pero ninguno de los cuatro municipios se escapa a esta realidad y por eso desde los ayuntamientos tienen proyectadas actuaciones para mejorar las vías y solucionar, fundamentalmente, la epidemia de baches y del mismo modo, el Cabildo, responsable de la red de carreteras de la Isla.

TE RECOMENDAMOS