santa cruz

Chuchangas chicharreras únicas en el mundo y en peligro de extinción

La babosa de boina enana y la ‘hemicycla modesta’ son las protagonistas de un proyecto de la ULL y la Fundación Loro Parque para reevaluar su situación, protegerlas y ponerlas en valor
La babosa de boina enana se descubrió y catalogó hace 150 años en Anaga. / DA

Existen pocos municipios en el mundo en el que se dé la presencia de dos especies en peligro crítico de extinción, y uno de ellos es el de Santa Cruz de Tenerife. En los parajes de Anaga, pero también en el barranco de Santos, se encuentran dos minúsculos invertebrados únicos en el mundo: la babosa de boina enana y la hemicycla modesta. Estas dos chuchangas (canarismo para referirse a los caracoles de tierra) fueron descubiertas hace unos 150 años una y 200 la otra, se encuentran inscritas en el Libro Rojo de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en la categoría de críticamente amenazadas. Conocer el estado en el que se encuentran estas poblaciones, protegerlas, y darlas a conocer a la ciudadanía, es el objetivo del proyecto que la Universidad de La Laguna (ULL), junto con la Fundación Loro Parque, han presentado al Ayuntamiento de Santa Cruz con el objetivo de recabar su apoyo para poner en marcha una campaña de sensibilización.

Patricia Delponti, profesora e investigadora de la ULL y directora de este proyecto, detalló a DIARIO DE AVISOS que, “en Canarias hay una serie de especies que fueron descritas desde hace años y que están gravemente amenazadas. Desde hace tiempo estamos buscando la manera de recuperarlas, pero para eso hay que ponerlas en valor, porque no se conocen, como sí se conocen otras especies como los grandes mamíferos, que están en la mente de todos cuando hablamos de peligro de extinción. Por eso se nos ocurrió plantear un proyecto de investigación y transferencia, de modo que podamos hacer una campaña de sensibilización para proteger el patrimonio natural local”.

“La idea es plantear al Ayuntamiento de Santa Cruz -continúa Delponti- la necesidad de dar a conocer la existencia de estas especies, que necesitan ser reevaluadas a través de un censo para constatar el estado en el que se encuentran, y a continuación ponerlas en valor ante la ciudadanía, y es ahí donde necesitamos el apoyo del Ayuntamiento, para hacer una campaña de sensibilización”.

Un apoyo, que, según avanzó el edil de Bienestar Animal, Carlos Tarife, será absoluto. “Quieren que hagamos una labor de visibilidad, que colaboremos en dar a conocer y proteger a esas especies para que no acaben desapareciendo, un trabajo en el que, por supuesto, contarán con todo nuestro apoyo”.

Según detalla la profesora del departamento de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la ULL, además de miembro del Laboratorio de Investigación sobre medios y sus efectos, “la propuesta es de investigación y transferencia de conocimiento, y la forma de llevarla a cabo es a través de un convenio con la Fundación de la ULL, que se apoya en dos patas; la técnica, que es la elaboración del censo y reevaluación de la situación de las especies, y la segunda que es la puesta en valor con un plan de sensibilización, de forma que una vez identificadas podamos hacer fotografías y vídeos para desarrollar el contenido de la campaña de comunicación a la ciudadanía”. Apunta Delponti que incluso se valora acudir a la UE para obtener financiación a través de los denominados proyectos Life.

MÁS PEQUEÑAS QUE UNA MONEDA DE UN EURO

El tamaño de estas dos pequeñas babosas no supera el de una moneda de un euro, y pertenecen a la especie, la de los invertebrados, con mayor riesgo de extinción en Europa, donde el 70% de estos organismos están críticamente amenazados. Estos caracoles chicharreros llevan millones de años viviendo en Santa Cruz, y podrían desaparecer en pocos años si no se toman medidas urgentes.

El primero de estos invertebrados, la babosa de boina enana, perteneciente al género de las Plutonia, tal y como explica el director de la Fundación Loro Parque y codirector del proyecto junto a Patricia Delponti, Javier Almunia, “la primera descripción que hay de ella data de hace 150 años, y se ubica en el entorno de Anaga. Fue un físico suizo (Albert Mousson) el que la descubrió y catalogó, y desde entonces se ha mantenido localizada, pero su presencia se ha ido fragmentando debido sobre todo a la ocupación del territorio”.
Detalla Almunia que, “las poquitas que quedan se evaluaron hace diez años precisamente para el Libro Rojo de la UICN, que la catalogó como críticamente amenazada por la escasa distribución a consecuencia de la recesión que ha tenido. Cada diez años hay que reevaluarla. El Gobierno de Canarias también la tiene incluida en su lista de especies amenazadas, pero en la categoría de vulnerable”.

En cuanto a la segunda especie, la hemicycla modesta, explica Almunia que se localiza exclusivamente en el barranco de Santos. “Se identificó hace 200 años, dos siglos que se cumplen el año que viene, e inicialmente se consideraba que era muy abundante, porque se veía frecuentemente, pero, después de 1850, dejaron de verse, y casi llevaba 150 años sin encontrarse hasta que apareció otra vez en 2005, cuando localizaron un ejemplar”. “Es posible -continúa- que haya un par de pequeñas poblaciones pero muy localizadas, que probablemente podrían ser las últimas. Esta ni siquiera está catalogada por el Gobierno canario”.
Para Almunia, el objetivo en ambas especies es el de “ reevaluar si esas poblaciones son únicas o si hay mas, y en el caso de que sea así establecer medidas de protección”.

Por eso es tan importante, explica el director de la Fundación Loro Parque, obtener la colaboración de las administraciones en el proyecto que pretende reevaluar y proteger a estas dos especies. “Lo primero que hay que hacer es ponerlas en valor, que la ciudadanía conozca que tiene un patrimonio de biodiversidad a nivel mundial único, y que es esencial protegerlo, porque desde el punto de vista de la biodiversidad tiene el mismo valor un caracol que un lince. Canarias es un lugar riquísimo en biodiversidad, y que en un municipio haya dos especies críticamente amenazadas es algo que se da en muy pocos puntos del mundo”.

Por tanto el plan que se han marcado la ULL y la Fundación Loro Parque es la de hacer la reevaluación, de forma que, “a finales de este año o principios del que viene, y una vez evaluadas ambas especies por los expertos de la UICN, tenemos previsto celebrar un taller con especialistas en conservación y planificación que se hará en Tenerife, un encuentro en el que las administraciones local, insular y regional se coordinen para hacer los planes de protección de estas especies, que es el objetivo último”.

TENERIFE CUENTA CON SIETE ESPECIES CRÍTICAMENTE AMENAZADAS

Explica Javier Almunia que Tenerife tiene hasta 7 especies de invertebrados en peligro de extinción en la categoría de críticamente amenazadas. “Aunque empezamos el proyecto con las dos de Santa Cruz, la idea es abarcar a todas las especies en el mismo estado. De esas siete, dos se considera que probablemente están extintas, ya que no se las ha visto en más de 150 años. Por eso es necesario hacer una buena búsqueda para comprobar que realmente han desaparecido”. La idea del proyecto es contactar con todos los municipios a la vez que con los técnicos de las distintas administraciones para que puedan colaborar en la protección de las especies.

TE RECOMENDAMOS