Granadilla de Abona

Se reinician las obras en el hotel La Tejita nueve meses después

La asociación de ecologistas insiste en que la empresa constructora “incumple la Ley” al estar pendiente aún un recurso a la revisión del nuevo deslinde que en febrero determinó Costas

Las obras volvieron a reiniciarse, con una nueva grúa, el lunes, después de nueve meses y siete días paradas / DA

Según denuncia la asociación Salvar La Tejita, el lunes, la empresa constructora Viqueira hizo real, según ellos, “la disparatada y provocadora amenaza” de reiniciar las obras del hotel que ya comenzó a construir en la urbanización Costabella, al anunciar hace unos días que contaba con todos los permisos y por tanto retomarían las obras.


Estas obras, en las que se utiliza una nueva grúa que se suma a las dos ya existentes donde en junio del año pasado se encaramaron 11 días dos activistas, que lograron paralizarlas, se están realizando en una zona lejos del dominio público y consisten en un desmonte de terreno hasta ahora no tocado, habiendo comunicado el reinicio de las obras a todas las administraciones competentes, dice Viqueira.


Pero para Salvar La Tejita “estas obras que se están realizando en una parcela sobre la que hay una orden de paralización vigente. Unas obras que deben (por Ley) esperar a que se resuelva el expediente de revisión de deslinde que hemos recurrido y del que todavía no tenemos respuesta”, recordó hace unos días uno de los portavoces de la plataforma ecologista, Daniel Duque, que además anuncia otro recurso “antes irregularidades en el proyecto que por ahora nos guardamos”.


“Estamos esperando a que alguien se pronuncie con la ley en la mano. Viqueira reanuda los trabajos sin deslinde y con orden de paralización. Es surrealista. Esto no pasa en un país normal”, declara Duque, quien califica de “padrino” al Ayuntamiento de Granadilla, porque “sin haber hecho la vista gorda ante todos los fallos del proyecto, este hotel no habría podido mover ni una sola piedra de esa parcela”, comenta el portavoz.


“No les afecta la Ley. No les afecta que la ministra Teresa Ribera haya dictado una orden de paralización de obra. No les afecta que se haya recurrido el fallo sobre el deslinde y se tenga que esperar al resultado. Parece que estamos jugando una partida de cartas con las cartas marcadas, y que el croupier de la partida, el consejero Valbuena, está viendo impasible cada una de las trampas de estos enemigos de la naturaleza, pero las deja pasar”, insisten desde la asociación que tiene más de 150.000 firmas contra el proyecto del hotel que cuenta con licencia de obras desde mayo de 2019, aunque fueron paralizadas un año después a la espera de la revisión del deslinde del DPMT que Costas situó en febrero en 20 metros y no en 100 como pedían los ecologistas. Nueve meses después las obras se han reiniciado.