granadilla de abona

La crisis turística elimina un centenar de taxis de la parada del aeropuerto

El sector confía en la apertura del mercado británico para salir del bache; el servicio se reduce al 33% en Granadilla de Abona
Varios turistas en el aeropuerto Tenerife Sur. Sergio Méndez

“Entre los compañeros hay silencio y se respira resignación. La pregunta que me suelen hacer es: ¿Para cuándo se esperan noticias? Y si le dices a alguno cómo está la respuesta suele ser ‘de salud bien, gracias”, señaló ayer a este periódico Víctor Ramos, presidente de la Asociación de Taxis de Granadilla de Abona, que advierte de lo “mal que lo está pasando” el sector en el sur de Tenerife.


“Hay compañeros que han salido llorando de un banco después de haber obtenido una licencia hace cuatro años, porque están pagando el coche y se han encontrado con este panorama”, indicó.


La situación, no obstante, ha mejorado levemente respecto a los últimos meses y las esperanzas están depositadas en la reapertura del mercado británico. “Antes del confinamiento trabajaban 140 coches en el aeropuerto, ahora somos 40, pero en el momento más crítico de la cuarentena el número no superaba los 16”, indicó Ramos, que confirmó que “llegan los mismos aviones que antes, pero ahora con un 50% de ocupación, el doble de los viajeros que venían meses atrás”.


El día de mayor trabajo en el aeropuerto es el sábado, donde se llegan a realizar hasta media docena de carreras, el triple de cualquier otro día de la semana. El sector mantiene una reducción de la flota del 66% con rotaciones, es decir, diariamente solo trabaja uno de cada tres profesionales.


A pesar de las tímidas señales de recuperación a causa del avance de la campaña de vacunación en Europa, la crisis sigue golpeando al sector del taxi. “Al no haber ocio nocturno ni gente que trabaje en la zona turística, se cogen menos taxis y más guaguas”, apuntó Ramos, que, como sus compañeros, deposita sus esperanzas en las apertura gradual de los hoteles.


Durante los peores meses de la crisis sanitaria, el sector, que cuenta con 191 licencias en Granadilla de Abona, registró una caída de hasta el 90% de los servicios debido, sobre todo, al cero turístico y al cierre, prácticamente, del aeropuerto.

TE RECOMENDAMOS