Sanidad

Confusión entre los hoteles tinerfeños: ¿necesitan los residentes presentar el certificado COVID?

Ante un BOC que no alude a los alojamientos turísticos de la Isla, algunos optan por pedir el documento que demuestra la inmunización contra el coronavirus, mientras que otros prefieren mantener la declaración jurada

SPRING HOTELS
La cadena es propietaria del Vulcano, Arona Gran Hotel y Bitácora. DA

Este pasado lunes entraba en vigor en Tenerife una de las medidas que más polémica ha generado durante toda la crisis sanitaria. Y es que debido al aumento de contagios registrado en la Isla, los interiores de bares y restaurantes, así como centro deportivos y culturales deberán exigir a sus clientes el certificado COVID que recoja la pauta de vacunación completa, una prueba negativa o un documento que certifique que ha superado la enfermedad en los últimos seis meses.

Se trata de una normativa implementada en las islas que se encuentran en los niveles 3 y 4 de alerta por coronavirus con sus respectivas singularidades. De esta manera, Tenerife está en el nivel máximo; Fuerteventura, Gran Canaria y La Palma, en nivel 3; La Gomera y Lanzarote; en nivel 2; y El Hierro se mantiene en el nivel 1.

No obstante, en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) publicado este 26 de julio no hay ni rastro de restricciones que aludan a los alojamientos turísticos de la isla más afectada. Por ello, existe una cierta controversia entre los hoteles tinerfeños que, bien deciden regirse por las normas actuales de la hostelería y la restauración, bien prefieren mantener las que seguían hasta ahora.

En DIARIO DE AVISOS hemos contactado con varios alojamientos que han reconocido la confusión que impera a la hora de atender a los residentes canarios en sus recepciones. ¿Necesitan estos presentar realmente el certificado COVID?

Según ha declarado al respecto el Hotel Escuela de Santa Cruz de Tenerife, “el BOC no hace ninguna referencia a nuestro sector, por ello hemos llamado al Gobierno canario, que tampoco ha sabido darnos una respuesta clara” acerca del protocolo de actuación para combatir la pandemia. En este popular alojamiento capitalino admiten que si sus clientes son residentes canarios que no han abandonado el Archipiélago en los últimos 15 días, estos “deben firmar una declaración jurada”. “Si esa persona miente, y se puede demostrar mediante técnicas de rastreo, las autoridades tomarán cartas en el asunto”, agregan.

En caso de que sean clientes provenientes de la Península, “que son muy habituales”, o isleños que hayan realizado algún traslado previo, sí exigen la documentación pertinente, como el certificado COVID o una prueba negativa, ya sea PCR o de antígenos.

A este respecto, han sido numerosos los tinerfeños que han explicado a este periódico que se les ha exigido mostrar dicho documento acreditativo con la pauta vacunal completa para acceder al establecimiento turístico que ya habían contratado con anterioridad. ¿Abordará esta cuestión el Consejo de Gobierno del Ejecutivo regional previsto para hoy?