sanidad

La mitad de la población diana de Canarias ya está vacunada

El Gobierno regional cumple con su reto de llegar a este mes con el alto nivel de inoculación y propone que el certificado vacunal (o una prueba negativa) sea requisito para acceder a interiores públicos

La mitad de la población diana de canarias (es decir, la superior a los 12 años de edad) ya está vacunada. Así lo confirmó ayer el portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, con datos de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo regional, que ratificaron el logro a este periódico actualizado con cifras de ayer mismo.
Para hacerse una idea de lo que ello supone, el pasado miércoles se había logrado la inmunización de 963.455 residentes en el Archipiélago que ya han recibido la pauta vacunal completa contra el coronavirus, lo que suponía el 49,14% de la población diana mayor de 12 años de Canarias. Tras las cifras de vacunación de ayer, es obvio que se ha logrado superar ese registro, aún más interesante si se tienen en cuenta que, tomando como referencia a la población mayor de 16 años, hace 48 horas se había vacunado al menos con una dosis casi al 70%, con lo que el Gobierno de Canarias ha cumplido con su objetivo de alcanzar estas cifras a estas alturas de año, concretamente el mes de julio.
A nadie se le escapa que la vacunación masiva es la luz al final del túnel en esta pandemia que desde hace año y medio ha determinado para peor la vida de todos los seres humanos. Se trata de cifras que marcan la capacidad de resiliencia de una sociedad como la nuestra, y en concreto el caso canario se comporta a la altura de la media nacional o incluso levemente por encima, dado que esta no alcanza ese 50% aunque este muy cerca de lograrlo.
Por todo ello, en esta carrera contra el virus no es de extrañar que el Gobierno de Canarias, consciente de las críticas recibidas por utilizar parámetros previstos para escenarios distintos al actual, estudie nuevas medidas como la implantación del certificado COVID para poder acceder al interior de establecimientos de uso público.
Pérez, que compareció ante los medios tras la reunión del Consejo de Gobierno celebrada ayer junto al consejero de Sanidad, Blas Trujillo, reconoció que la medida, por decirlo claramente, está verde, y que aún hay mucho que hablar al respecto “con las empresas afectadas”. Por ello, informó de que la próxima semana se estudiará, junto a la mesa sectorial de restauración, la posibilidad de que se vincule el acceso al interior de establecimientos en los que haya relación social, tales como los restaurantes y bares, con portar el certificado de vacunación de la COVID, una PCR negativa o un test rápido que demuestre estar libre del virus. A este respecto, apuntó Trujillo, la posibilidad de que pronto hayan teste por 10-12 euros en las farmacias supondrá un acicate.
Rectificar es de sabios, y también en Alemania empiezan a reconsiderar el actual sistema de semáforos para afrontar mejor los nuevos retos de la COVID-19.

TE RECOMENDAMOS