Valle de Güímar

Polémica por la ‘reorganización’ de Titsa en el Valle de Güímar

Arriaga insiste en la bondad del cambio; a las quejas de Arafo se suma Candelaria, que pide el convenio de Transporte a la Demanda, tras suprimirse las líneas 123 y 131

Arriaga y León no hicieron caso a las demandas de los ayuntamientos y ayer mantuvieron la reorganización de guaguas desde el día 10 / SERGIO MÉNDEZ

El Cabildo, a través de la empresa Titsa, que preside Enrique Arriaga, lanzará este sábado la nueva red de líneas de guaguas en el Valle de Güímar -la primera en 20 años-, que comprenden los municipios de Güímar, Arafo y Candelaria, pese a las reclamaciones de los alcaldes de estos municipios, que no están de acuerdo en la reorganización ni en las “bondades” que se subrayan desde el Cabildo.

Con la nueva planificación, según explicó Arriaga, aumentará un 10% el número de pasajeros, cifrado en unos 4.500 diarios, gracias a que se incrementa el número de viajes un 64% y se amplía un 12% los kilómetros cubiertos, incluyendo el Polígono, El Socorro y Playa La Viuda (121 que suple a la 124).

Con estos cambios, el número de líneas con Valle de Güímar se reduce de siete a cuatro, al tiempo que se aumenta la frecuencia de los trayectos. “Lejos de reducir los servicios, lo que hacemos es optimizarlos, aumentando las frecuencias de las líneas, lo que, en muchos casos, posibilita reducir en más de media hora el tiempo entre dos trayectos”, detalla Arriaga. Las líneas que se suprimen (131 y 123) dejan sin conexión, en principio, a Igueste y Araya, antes de que se firme el convenio con el Ayuntamiento de Candelaria para acoger el Transporte a la Demanda y que sea este el que cubra el vacío de Titsa en las medianías, un hecho que criticaba ayer, en un comunicado, Sí se puede en Candelaria.

Acuerdo plenario

La demanda de este municipio no ha sido atendida aún, al igual que la de Arafo, que el viernes trasladó un acuerdo plenario en el que exige “dejar sobre la mesa la reorganización”, porque deja a Arafo sin ninguna línea directa a Santa Cruz, al quedarse la 121 en la plaza de Teror de Candelaria y obligar a sus pasajeros a un transbordo hasta la capital tinerfeña. “Estoy desconcertado y desilusionado”, comentó ayer en Onda Tenerife el alcalde Juan Ramón Martín, cuando conoció que, pese al rechazo de todos los partidos del Pleno de Arafo, el Cabildo mantiene los cambios, dándolo como “hechos consumados” sin atender a los ayuntamientos. Sin embargo, la asociación vecinal, Mi Barrio El Carmen Se Mueve, trasladó ayer que estaba de acuerdo con la nueva línea 121. “Nos quitamos la Carretera Vieja y Punta Larga y llegamos a Santa Cruz veinte minutos antes”, exponen, restando importancia al transbordo, que con tanto énfasis critica el alcalde.

La parada preferente de la plaza de Teror, en Candelaria, será un punto de intercambio entre líneas (121,120 y 122) al tener con esta nueva red mucha mejor frecuencia de servicios, ampliándose la mayoría hasta la 1 de la madrugada. Además, la línea 120 que sale de El Puertito a Güímar y sigue a Candelaria será una “guagua express”, sin paradas, desde la plaza de Teror hasta Santa Cruz, sin que pase por la rambla de los Menceyes, denuncia Sí se puede en el municipio candelariero, en la zona más habitada del municipio.

León: “Más ágiles y menos duración”

El director insular de Movilidad, José Alberto León, destaca que la mayoría de los viajeros se beneficiarán de trayectos más directos, ágiles y de menor duración. “A partir de ahora, será más sencillo desplazarse por la zona, ya que antes había un gran número de líneas lo que, en ocasiones, genera confusión entre los pasajeros. Además, en algunos tramos de los recorridos, los trayectos de las líneas se solapaban”, indicó.

A partir del sábado, el trayecto Candelaria-Santa Cruz, que hasta ahora ofrecían las líneas 120, 121, 122, 123, 124 y 131, será operado por la 122, con una frecuencia media de 20 minutos frente a los 30 actuales.