Santa Cruz

Se abre el carril 0 de Las Teresitas con la mirada puesta en reducir los atascos

En la calzada más pegada a la arena convivirán peatones y vehículos; se ha eliminado un centenar de aparcamientos

El carril ya se encuentra abierto de nuevo a la circulación de vehículos. / Fran Pallero

El carril 0 del aparcamiento de Las Teresitas, el más pegado a la playa, se reabrió al tráfico en la tarde de ayer. Una reapertura con la que se intenta aportar una solución a los atascos que cada fin de semana se montan en el entorno de la playa. La vía se ha dividido en dos, de forma que los peatones podrán circular por la parte que se ha pintado de azul y los vehículos podrán hacerlo por el resto de la calzada, pero no podrán aparcar. Para ello se han eliminado unas 100 plazas de aparcamiento.

La edil de Seguridad, Evelyn Alonso, explicó que se han habilitado plazas para carga y descarga, una veintena de aparcamientos para personas con discapacidad, además de estacionamientos para bicicletas y motos. “La idea es que este carril sirva para desahogar la circulación cuando se colapsa la entrada, y que puedan avanzar hasta el final de la playa donde suele haber sitio”, dijo.

Evelyn Alonso apuntó que el Consistorio ha invertido en esta actuación de reordenación casi 25.000 euros. En cuanto a la entrada y salida de los vehículos de emergencia, el área de Seguridad garantiza que podrán hacerlo sin ningún tipo de traba por el carril en cuestión.

El proyecto ha sido posible al trabajo conjunto de diferentes servicios municipales y tras múltiples reuniones para analizar la mejor solución para el tráfico en esta popular playa santacrucera. Desde la concejalía de Bienestar Comunitario y Servicios Públicos, que dirige Guillermo Díaz Guerra, se asumió una fase inicial de la reforma de este carril, centrándose en labores de mejora de la plataforma y adecuación de las infraestructuras existentes. A continuación, la batuta del proyecto pasó al servicio de Seguridad Ciudadana y Vial, a través de la edil Evelyn Alonso, quien con los técnicos de seguridad Vial y Ordenación de la Circulación se han encargado de distribuir y señalizar los nuevos usos en este carril.

Esta actuación ha consistido en reorganizar el espacio que comprende la plataforma anexa a la playa, mediante señalización tanto horizontal como vertical, para delimitar un carril de circulación y un paseo peatonal, ambos separados físicamente por una franja de estacionamiento limitado. Respecto a los datos esenciales de este proyecto cabe destacar que el objetivo principal del mismo es hacer compatible ese tránsito de peatones por la calzada, con el paso de vehículos y una serie de reservas de estacionamiento.

Entre estas plazas reservadas destacan los 25 estacionamiento para los vehículos de Personas con Movilidad Reducida (PMR) que así lo acrediten. También se han dispuesto reservas de estacionamiento limitado para servicios de carga y descarga; otros servicios municipales, motocicletas; bicicletas; guaguas; y la Policía Local.

De esta manera, el carril de circulación que estará abierto al tráfico, en los actuales horarios de funcionamiento de la playa, mantiene una anchura de 3,5 metros, mientras que el paseo peatonal aledaño dispone de una media de anchura variable entre 1,60 y 6 metros a lo largo de su recorrido.