Gúímar

Una güimarera se queja que le quitaron la beca de transporte a su hijo de educación especial

Hasta antes de la pandemia, el Ayuntamiento pagaba la mitad del transporte mensual (100 euros) para que el hijo acudiera al centro Apanate en La Laguna

Apanate es un centro que se esmera en la educación especial / DA

María Luz González, madre de un hijo de 39 años, con discapacidad, lamentó ayer que el Ayuntamiento de Güímar le haya retirado la beca de transporte de la que gozaba su hijo antes del estado de alarma para poder acudir al centro de día de Apanate, en La Laguna. Señala la madre, que recibe una pensión de viudedad, que “hasta que llegó el confinamiento, el Ayuntamiento tenía unas becas de transporte para los alumnos que cursaban fuera del municipio, como es el caso de mi hijo, porque lógicamente estaba cerrado el centro.

Entonces se dijo que cuando comenzaran las clases en septiembre se podrían activar de nuevo esas ayudas, pero no ha sido así”, comentando que “desde el Ayuntamiento me han dicho que no las han puesto porque no hay usuarios de educación especial”, cuando “a mí ni me han llamado”. María Luz González señala que hasta el año pasado, “el Ayuntamiento me daba una beca de 100 euros y los otros 100 los ponía yo, pero ahora ni eso”, recordando que el AISS es quien lleva el centro en La Laguna, pero que el transporte corre a cargo de los familiares o de los ayuntamientos. Desde Servicios Sociales de Güímar, el concejal José Miguel Hernández, admite que “teníamos creada una partida para subvencionar el transporte de personas con discapacidad, pero este año la suprimimos debido a que los pocos usuarios que teníamos dejaron de acudir a los centros a causa de la COVID-19”, comprometiéndose a “presupuestarla para 2022”, abriendo la puerta antes “por si alguien necesita esa ayuda para el próximo curso”, lo que no ha sucedido, según María Luz.