Sur

Mena: “Fonsalía generaría un daño irreparable, un proyecto insostenible”

El alcalde de Arona explica que “con los informes que tenemos” no se justifica “mantenerse en una defensa del quinto puerto en solo 25 kilómetros de litoral, en plena Zona de Especial Conservación”

José Julián Mena, alcalde socialista de Arona. / Sergio Méndez

El alcalde de Arona, José Julián Mena, mostró ayer su discrepancia con la construcción del puerto de Fonsalía, un proyecto que requiere una inversión de en torno a 200 millones de euros en plena Zona de Especial Conservación (ZEC), con una gran riqueza y biodiversidad de su entorno y uno de los tres únicos de todo el mundo considerados como Lugar Patrimonio de Ballenas.


“Con los informes y estudios que ahora tenemos encima de la mesa, y con el cambio de paradigma que está suponiendo la pandemia, así como la apuesta decidida por la transición ecológica, mantenerse en una posición de defensa a ultranza de Fonsalía es un error, ha advertido el alcalde, quien ha recordado que “esta infraestructura cuenta con el rechazo, tanto de una parte muy importante de la sociedad, así como de partidos, organizaciones y de instituciones académicas como la propia Universidad de La Laguna, que ha presentado unas alegaciones esclarecedoras. Creo que es necesario escuchar, participar, reflexionar y aprender”.


El alcalde de Arona recuerda que, en el pasado mandato, el Ayuntamiento “y el Cabildo iniciaron encuentros sobre un planteamiento de encaje puerto-ciudad que es irrenunciable y que, sin necesidad de ampliar el primero, contemplaba soluciones a la movilidad de entrada y salida de Los Cristianos; así como una modernización urbana que pasaba por hacer subterránea la avenida Chayofita, de manera que el tráfico rodado circule hasta casi la TF-1 -a la altura de El Mojón- de manera soterrada, mientras la avenida quedaría como un gran bulevar con un intercambiador de transporte”. “Todo ello -añadió- con una inversión de menos de 40 millones de euros claves para Los Cristianos y muy por debajo de los 200 de Fonsalía”.


José Julián Mena explica que, en estos momentos, hay serias dudas sobre el impacto medioambiental del proyecto, emplazado en plena ZEC de la franja marítima de Teno-Rasca y concebido hace ya más de dos décadas, además de contradecir las directrices europeas, que establecen que las actividades económicas marinas “deben ser inteligentes, sostenibles y equitativas. Tres elementos cuestionables en este caso”.
El alcalde de Arona recuerda que existen dudas sobre el procedimiento de la declaración de impacto ambiental aprobado por la Cotmac en 2014, además de un informe contrario del Ministerio de Transición Ecológica por las mismas razones, así como serias contradicciones acerca de la vía de acceso al puerto y la plataforma logística.


Mena explica que la carretera hasta la infraestructura “dañaría de manera irreversible los usos agrícolas de la zona”. A todo ello hay que añadir que este puerto “sería el quinto en solo 25 kilómetros de litoral –junto al de Los Cristianos, Puerto Colón, Playa San Juan y Los Gigantes- y el sexto si agregamos a la cuenta el de Granadilla. Supondría, además, verter 3,8 millones de metros cúbicos de materiales al mar en su construcción”.