Caso Yéremi Vargas

La confesión de ‘El Rubio’ en la cárcel, clave para reabrir el caso Yéremi Vargas

Los indicios presentados por la acusación siguen señalando al mismo sospechoso que cuando se sobreseyó el caso en 2017

Hace seis años, en 2015, José Rubén Obadía Bravo compartía celda con Antonio Ojeda Bordón, conocido como ‘El Rubio’, en la prisión de Alhaurín de la Torre, Málaga. El último cumplía condena por un caso de agresión sexual a un menor en el municipio de Vecindario (Gran Canaria). A pesar de que siempre describieron a “El Rubio” con un carácter introvertido, este quiso comentar con Obadía datos que él supuestamente tenía sobre la desaparición de otro niño de su pueblo -el mismo Vecindario- unos años antes, en un caso que llegó a todos los hogares españoles. Se trataba de Yeremi Vargas.

‘El Rubio’ le dijo a Obadía que a Yéremi lo habían dormido con un disolvente para evitar que diera señales de alarma el día de su desaparición. Como consecuencia del sedante, Yéremi “se puso azul”, le dijo ‘El Rubio’ al otro interno. Aquel detalle que Obadía relató en un interrogatorio policial puso a ‘El Rubio’ como principal sospechoso de la desaparición de Yéremi. El niño sufría de una condición pulmonar, la cianosis, que provoca esta coloración en la piel ante episodios de estrés como al que fue sometido. Eso solo lo sabía la familia del pequeño. Y ‘El Rubio’.

Lea la información completa en El Español.