Santa Cruz

Urbanismo expropia la Pensión Cejas para un centro municipal en El Toscal

El concejal del área, Carlos Tarife, confirma que la intención es mantener el inmueble, que data de 1906 y demoler el resto de la manzana, espacio en el que está previsto construir una plaza pública

La Pensión Cejas abrió sus puerta en 1945, en una casa de estilo colonial que data de principios del siglo XX. / Fran Pallero

La Pensión Cejas, el alojamiento hotelero más antiguo de la capital, ha dejado de prestar servicio. Sus propietarios se han dirigido a la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz para que esta procediera a iniciar la expropiación del inmueble por cese de actividad, una casa colonial que data de 1906, y que se ubica en la calle San Francisco, en una manzana en la que está previsto que se construya una plaza. Así lo adelantó a DIARIO DE AVISOS el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, quien detalló que “de esta forma, iniciamos las expropiaciones en la zona para acometer las dotaciones públicas previstas en ese punto, concretamente una plaza”.

De hecho, ya se ha iniciado el expediente para la expropiación de la pensión Cejas, y se ha hecho una oferta a los propietarios por valor de 682.489 euros. Explica el edil que “la propiedad ha recurrido en vía judicial esa cantidad, demandando que sea mayor. Así que el pago tiene carácter de abono a cuenta, hasta que haya sentencia. Será el juez el que determine la cantidad”. Esto supone que hasta que concluya en vía judicial, salvo acuerdo expreso con la propiedad, no puede disponerse del inmueble ni entrar en el mismo.

Como explica Tarife, el destino final de ese inmueble, al igual que el resto de la manzana, que está en bastante peor estado que la pensión, sería la demolición, pero, “creemos que ese inmueble, dada sus características y antigüedad, pueda tener algún tipo de valor patrimonial para el Cabildo de Tenerife, al menos así lo creo. Por eso, en previsión, ya estoy hablando con el equipo de Patrimonio para ver de qué manera podemos conservar ese inmueble y la plaza hacerla en el espacio que dejen el resto de propiedades una vez expropiadas y demolidas”. “No estoy a favor de derribar el inmueble, creo que es un edificio que tiene valores patrimoniales y que podemos aprovecharlo”, añade.

Aunque no quiso avanzarlo, sí que apuntó Tarife, que la Pensión Cejas tendría un uso concreto que vendría a completar los servicios que tanto necesita El Toscal. “Ese inmueble pasaría a manos del Ayuntamiento, ahí podemos poner varias iniciativas, y concretamente pienso en una determinada, pero aún tenemos que valorarlo bien”. El edil estima que, dado que el cese de actividad es relativamente reciente, el interior del inmueble puede estar aún en buen estado.

La manzana en la que se levanta la pensión Cejas está circunscrita a las calles San Francisco, San Vicente Ferrer, San Juan Bautista y San Francisco Javier.