Los Realejos

Domínguez, alcalde de Los Realejos: “El Cabildo ha hecho sufrir a la ciudadanía de forma injusta con la TF-333”

El alcalde considera que "es de justicia" que se haya optado por una solución temporal que permita abrir al tráfico los dos carriles

Un carril de la TF-333 se encuentra cerrado al tráfico por motivos de seguridad.- DA

El alcalde de Los Realejos, Manuel Domínguez, considera que el Cabildo de Tenerife “ha hecho sufrir a la ciudadanía de manera injusta e innecesaria” con la ejecución de la obra de reposición y contención del muro derruido en la TF-333, a la altura de La Montaña, ubicado en una propiedad privada, y considera “de justicia” que haya decidido no recurrir la sentencia dictada por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 que le da la razón al Ayuntamiento.

“Al presidente insular, Pedro Martín, y al consejero de Carreteras, Enrique Arriaga, les ha llegado una luz para ver lo que veníamos planteando desde un primer momento y no era otra cosa que buscar una solución inmediata para los ciudadanos”, sostiene el alcalde, quien lamenta que para ello haya sido necesario ir a los tribunales.

Domínguez recuerda que desde un primer momento apostaba por una solución temporal que permitiese abrir al tráfico la carretera y luego, cuando se aprobase el Plan General de Ordenación (PGO), se llevara el muro a la distancia que pretendía el Cabildo. “Una medida cautelar y temporal para abrir de manera segura el tráfico y que conlleve el menor gasto posible con el fin de evitar una inversión innecesaria si luego hay que demolerlo, pero son los técnicos quienes tienen que evaluar cuáles son las actuaciones que se puedan ejecutar allí”, insiste.

Respecto al inicio de los trabajos, dependerá de la orden de ejecución que se haga a la propiedad, que siempre ha estado dispuesta a colaborar. En este sentido, opina que debería comenzar “por la limpieza y el desbroce de lo ya existente para luego levantar lo que se ha caído y en el muro existente, realizar las actuaciones necesarias para estabilizar el talud”.

A su juicio, contener el talud “es de lógica”, pero no de la manera que planteaba el Cabildo “porque es una inversión exagerada, con la contención del muro a tres metros, una inyección de hormigón y unos pilares definitivos”. La propuesta del Consistorio “era una inversión más sencilla, que luego pudiera ser retirada con facilidad y ejecutar la actuación concluyente una vez que se apruebe el PGO. Invito al Cabildo que lo haga cuando vaya a desarrollar la rotonda de La Luz, ya que es un proyecto que se podría hacer de manera integral”, subraya.