Arona

“Los pescadores de Los Cristianos estamos arrinconados y olvidados”

Manuel Díaz, patrón mayor de la Cofradía: “El futuro de la pesca es cero y se lo dice un hombre optimista; hay quien vende los barcos para trabajar en la tierra. Se gana menos, pero es más seguro”

Telesforo Manuel Día Marcelino, patrón mayor de la Cofradía de Las Mercedes de Los Cristianos. DA

“En el puerto de Los Cristianos nos sentimos arrinconados y abandonados”, así de claro se manifiesta Telesforo Manuel Díaz, patrón mayor de la Cofradía de Pescadores Nuestra Señora de Las Mercedes, que lamenta las escasas ayudas que ha recibido el sector durante la pandemia, cuando han tenido “la peor zafra del atún de la historia”. Además, está indignado porque la ayuda prometida del Ayuntamiento de Arona, de 42.000 euros, no se haya hecho efectiva, al no aprobarse en el Pleno una modificación de crédito.


La cofradía de Los Cristianos es la mayor de barcos atuneros de Canarias, unos 20 sobre el total de las 57 embarcaciones con las que cuenta, con 160 pescadores, que dan trabajo directo a unas 300 personas. “En mi caso, cuento con dos barcos que dan trabajo a unas 12 personas, entre ellos un hijo de 25 años al que estoy agradecido que siga los pasos de su padre, pero cuesta mucho convencer a los jóvenes que se dediquen a este trabajo. En la pesca no hay relevo generacional. El futuro en cinco o diez años es cero y mire que yo siempre he sido un hombre optimista. Ya hay gente que se ha dedicado a vender sus barcos y a trabajar en la tierra, ganar menos, pero es más seguro. Es deprimente para uno que se ha dedicado toda la vida a la pesca. No nos hemos vuelto ricos, pero hemos podido llevar el sustento a la familia”.


A pesar de que se ha incrementado la cuota del atún rojo para los barcos artesanales canarios, Manuel Díaz no está satisfecho: “Qué va, se ha incrementado relativamente, porque el atún rojo es un atún que se vende fresco y es muy poca cantidad, porque solo se pesca en un mes. Se vende a cinco o seis euros el kilo y para el trabajo que da, no compensa, pero hay que ir sí o sí, evidentemente. Aquí si no hay atún tendemos a desaparecer, porque el 85% de los ingresos es gracias al atún”.

Ahora, el barrilote


Los barcos de Manuel Díaz, así como muchos de la cofradía, pescan en todas las islas y en esta época están saliendo a la pesca del barrilote, “ahora que España abrió la mano con 213 toneladas para el llamado atún blanco, cogiendo 15 o 20 piezas de unos 25 kilos, que tienen un precio bueno”, para lo que dedican las 24 horas cuando lo hacen en el entorno de Tenerife, “primero cogiendo la carnada y luego pescar atunes, con un anzuelo, salimos de noche y llegamos de noche, afirma.


Denuncia que los pescadores se sienten “demasiados arrinconados en el puerto de Los Cristianos. Hay un dicho que dice que no hay cama para tanta gente y el puerto está ya muy saturado. Las navieras a nosotros no nos dan nada, pero tenemos que convivir, no hay otra. ¿Los recreativos? Ya no pueden crecer más, pero también están arrinconados en el mismo muelle. Entre las cuotas, la ausencia de ayudas y que no podemos crecer, por eso hay quienes se están llevando los barcos a Las Galletas o a Los Abrigos”.


Desmiente que el pescado haya subido de precio. “Qué va, debería ser así, porque sigue igual. No avanzamos. El gasoil por las nubes, con 82 céntimos el litro para un barco, pero el precio del pescado sigue siendo el mismo”. Además, recordó que, “aunque contamos con dos puntos de venta directa en el muelle, las grandes superficies nos han hecho mucho daño”, reconociendo que el 85% del atún que pescan se va para la Península.