Política

Torres refuerza al PSOE tinerfeño en una dirección renovadora

El secretario general de los socialistas cambia a parte del núcleo duro del partido sin descuidar a sus apoyos del pasado

Con mascarilla es más difícil comprobar si un cargo del PSOE se sabe ‘La Internacional’, himno mítico del movimiento obrero que los socialistas cantan al final de sus congresos. Pero Nira Fierro, flamante secretaria de Organización de los socialistas canarios, le echaba ayer tanto entusiasmo que se notaba que conocía la letra: el puño en alto y la mirada brillante rumbo al futuro, que ahora son las próximas elecciones autonómicas y municipales de 2023. El PSOE de Canarias comienza ya a prepararlas con una Ejecutiva renovada donde Ángel Víctor Torres deja su impronta y Tenerife gana peso. 189 delegados votaron a favor -un 88%-, 22 en blanco y 7 votaron nulo.

En unos casos, los tinerfeños que entran en la Ejecutiva lo hacen por su cercanía a Torres, como ocurre con la propia Fierro o Antonio Olivera, viceconsejero de Presidencia, que será secretario de Gestión Pública. Otros han sido propuestos por la agrupación insular, como Teresa Cruz, exconsejera de Sanidad cesada en los primeros tiempos de la pandemia, que será secretaria del Área Social, en una especie de ‘recuperación’ paulatina que se visualiza también en su creciente actividad parlamentaria. Pero más potente todavía es el caso de Manuel Fumero, exsecretario insular del PSOE de Tenerife, que dejó la política por un problema judicial que luego se archivó y ahora vuelve al núcleo de poder del PSOE como secretario adjunto a Organización, un puesto destinado a reforzar a Fierro, que también es presidenta del grupo socialista en el Parlamento canario. Aunque Fumero es una apuesta de la agrupación de Tenerife, tiene buena sintonía con Torres desde que ambos eran líderes insulares. Otro tinerfeño, el alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga, seguirá de presidente del PSOE. Y desde La Laguna, entra la concejala Yaiza López Landi como secretaria de Vivienda.

Junto a Fierro, Fumero y Fraga, estarán en ese ‘núcleo duro’ la grancanaria Elena Máñez, que será vicesecretaria portavoz. La también consejera de Economía es una persona de mucha confianza del presidente canario. También es muy cercana la nueva vicesecretaria general, la majorera Rosa Bella Cabrera, avalada por el líder de los socialistas de Fuerteventura, Blas Acosta. Ambos compartieron grupo de Gobierno del Ayuntamiento de Pájara.

“Torres ha hecho la Ejecutiva que él ha querido, con las concesiones lógicas”, afirmaba ayer una fuente del PSOE. “Ha habido cambios importantes, pero también ha cuidado a las personas con las que pactó en 2017 para llegar a secretario general”, afirmaba otro miembro del partido. El palmero Jorge González, por ejemplo, cuestionado secretario de Organización de la Ejecutiva saliente será ahora secretario de Coordinación Territorial e Institucional. De Lanzarote viene Carlos Espino, secretario de Sostenibilidad y ‘mano de derecha’ de Loli Corujo, presidenta del Cabildo de esa isla y uno de los apoyos de Torres en el Congreso anterior.

“Gran Canaria sale tocada”, decía ayer un socialista. El enfrentamiento que hay por la secretaría insular, que se elegirá a principios de 2022 en una disputa visceral entre el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, y el alcalde de Las Palmas, Augusto Hidalgo, les está pasando factura. Torres pidió ayer “procesos modélicos” para dirimir las cuestiones partidarias, quizá pensando en la que se está montando. Por lo pronto, Hidalgo estará en el comité federal. Y uno de sus ‘lugartenientes’, Aridany Romero, será secretario de Promoción del deporte. Romero es concejal de esta área en Las Palmas de Gran Canaria y uno de los puntales de la candidatura de Hidalgo. Pero antes fue miembro destacado de la guardia pretoriana de Franquis.

Todo cambia. Si no, que se lo pregunten a José Julian Mena, alcalde de Arona, que fue de invitado al congreso y recibió el saludo cariñoso de muchos. Hace nada, era un paria. Mientras, el expresidente Jerónimo Saavedra, que ayer estaba sentado entre la gente, pedía en un vídeo que el PSOE no caiga en dinámicas insularistas, porque es el único partido que ha tenido, según su opinión, una visión genuinamente autonómica de la realidad canaria. “Está bien que estemos unidos, pero hay que recuperar el debate político para tener mejores cuadros”, afirmaba otro socialista. Y hasta entonces: “Agrupémonos todos en la lucha final y se alcen los pueblos por La Internacional”.

Torres: “¿Quién va a dar lecciones de canariedad al PSOE?”

Después de la presentación de su Ejecutiva, Torres volvió a hacer ayer una defensa del concepto de canariedad del PSOE, una disputa en la que los socialistas han decidido entrar de lleno con CC. “¿Quién va a dar lecciones de canariedad al PSOE?”, se preguntaba el también presidente canario, quien afirmó que el papel del PSOE fue fundamental para la plena integración de Canarias en la U.E o en la configuración del actual modelo de Régimen Económico y Fiscal.

“Otra Canarias es posible y además, es necesaria”, afirmó, jugando con el eslogan publicitario que acuñó el primer Gobierno de Jerónimo Saavedra en los ochenta: “Canarias es posible”; una manera de defender una conciencia autonómica. “Ahora es el momento del PSOE de Canarias. Hemos venido a cambiar las cosas, las estamos cambiando y las cambiaremos”. Esto pasa, según afirmó ayer, por la “justicia social”, “el desarrollo sostenible” y la “economía solidaria”. Torres también defendió, cómo no, el trabajo hecho en este largo tiempo de pandemia. Y aseguró que el PSOE tiene que seguir acercándose a la calle y trabajar con los militantes para conseguir ganar las elecciones en las islas. Del PSOE dijo que es como una “familia”. Y sobre las familias, Tolstoi escribió en su novela ‘Anna Karenina’ que se parecen unas a otras cuando son felices. “Pero cada familia infeliz lo es a su manera”. Por ahora, el PSOE parece feliz.