ana guerra, cantante

Ana Guerra: “La luz del martes’ ilumina lo más profundo de mí”

Llega a sentir "vergüenza" en los conciertos: “En el nuevo disco, cuento historias que nunca compartiría en público. Voy con el alma abierta, expuesta”
Ana Guerra, cantante. / DA

Ana Guerra se arranca “las tiritas que cubren las heridas” para que se curen. Lo cuenta con música a la luz de la luna y del martes. El resto de la semana, también. A su ritmo. Ella las cierra cantando. 

-Estarás encantada con el momento artístico que vives… 
“Pues, la verdad es que sí. No me puedo quejar”. 

-No como un vecino, que protesta cuando ensayas… 
“¡Ah!, bueno… Estudio mucho. Una vez toqué el piano hasta las tres. Me disculpé y no ha vuelto a ocurrir”. 

-Él insiste. ¿Busca ruido? 
“No voy a entrar en polémicas. Hace como un año descubrí mi esencia en la música y en ello me centro”. 

-A la vera del éxito… 
“¡Muy feliz! He sacado un disco que va muchísimo conmigo y estoy haciendo giras”. 

-¿Qué ha cambiado desde 2002, cuando apareciste en el programa Menudas estrellas? 
“¡El mundo entero! Lo que no ha cambiado es esa niña ilusionada con la música y cuya pasión es cantar”.  

-Se te abrió el camino… 
“Tenía claro por dónde quería ir, qué dirección tomar. Obviamente, no sabía que me pasaría algo tan bonito”.  

-¡Deseo cumplido! 
“Estaba convencida de que de alguna manera iba a cantar. Actuaba en la calle y eso…”. 

-La Operación triunfo de 2017 fue la consagración… 
“Me siento ganadora, con permiso de Amaia [risa]. Significó una proyección”. 

-¿Los participantes en aquella edición del concurso conservan el vínculo? 
“Seguimos en contacto. Para quienes residimos en Madrid es más fácil. Nos llevamos superbién”. 

-¿Qué reflexión sacaste de tu primer álbum de estudio? 
“Que, entre tantos estilos musicales, me estaba encontrando. Una experiencia satisfactoria, realmente”. 

-¿Qué ilumina La luz del martes? Curiosamente, el 24 de septiembre, cuando se publicó el disco, era viernes… 
“Ilumina lo más profundo de mí. A veces siento vergüenza en los conciertos”. 

-¿Por qué? 
“Porque cuento historias que nunca compartiría en público. Voy con el alma abierta, expuesta”.  

-Es una forma de ser para estar ahí… 
“Está siendo fantástico, con una acogida espectacular”. 

-¿El tema Tik Tak es un guiño al sencillo Ni la hora, mirando de reojo a Tik Tok? 
“Sí. Digo: ‘Al principio no te daba ni la hora y ahora lo que quiero es sentir el tic tac de un reloj’. ¡A tope!”.  

-El disco gira alrededor del eje promocional. ¿Cómo va? 
“¡Bien! Arrancamos el 1 de octubre en Madrid, con 2.000 personas. Luego, Valencia, Cáceres, Gran Canaria…”. 

-Cerca de casa… 
“Estuvimos en el teatro Víctor Jara [Vecindario]. Además, la recaudación se destinó íntegramente a La Palma”. 

-¡Palmas de aplausos!  
“En la programación del día internacional contra la violencia hacia las mujeres”.  

-Volcados ante la furia del volcán de Cumbre Vieja… 
“La erupción volcánica es una catástrofe que me causa muchísima pena. ¡Un fuerte abrazo a los palmeros!”.  

-Sin cita previa… 
“En la entrega de los Premios Dial se estrenó la canción Virgen de las Nieves”. 

-De Melendi… 
“Un gesto solidario, de pura humanidad”. 

-¿Para cuándo Tenerife? 
“Está planteado para 2022. Todavía no hay una fecha”. 

-En tu isla natal te esperan una sinfonía de emociones y un carnaval de sensaciones… 
“Me apunto a un bombardeo, ¡je, je, je! Estuve de corista en una de las galas”. 

-¡De buena gana! 
“Con la Orquesta Sinfónica participé en el mítico concierto de Navidad”. 

-La tradicional convocatoria en el puerto de Santa Cruz… 
“Se lo propusieron al coro de voces infantiles del Conservatorio. Yo era la solista”. 

-En 2020 diste las campanadas en Televisión Española… 
“Acompañada por Roberto Herrera. Era un papelón para los dos, porque había que despedir el terrible 2020”. 

-Con la pandemia, no estaba el horno para bollos… 
“Con todo el respeto y la tristeza que se merecía ese año, en el que faltaba mucha gente por culpa de la covid”. 

-No obstante, había que infundir ánimos para no rendirse al derrotismo… 
“Se trataba de transmitir al público alegría y esperanza. Sentimientos contrapuestos. ¡Una misión complicada!”. 

-¡Qué duda cabe de que el coronavirus ha sido un desarte! 
“Unos de los sectores más perjudicados es el de la cultura, que ha padecido un castigo tremendo”.  

-Pero no se achantaron… 
“Durante el confinamiento, los artistas intentamos aportar nuestro granito de arena”.  

-Muy despiertos, no renunciaron a los sueños… 
“Hacía directos y cantaba casi todas las noches para espantar esa horrible pesadilla. Pensando en remontar”. 

-¿De esta situación ha surgido alguna inspiración? 
“Aparte de comprobar el efecto positivo que ejerce la música, no me apetecía recordar el trance”. 

-El ritmo lo marcaban los latidos del corazón… 
“En la desescalada sí compuse, cuarenta canciones”.  

-¿Cuál cautiva más?  
“Depende del lugar. En Andalucía funciona especialmente Me sobra el cuerpo; en Madrid, Mírame ahora…”. 

-¿De aquí en adelante qué? 
“Continuar siendo dichosa con la música”. 

Biografía

Entrevista en Radio Nacional y vídeos

TE RECOMENDAMOS