buenavista del norte

Diez años luchando contra el rabo de gato en Buenavista del Norte

Esta especie exótica invasora se encuentra bajo control gracias a las 3.000 personas que han participado en las continuas acciones de voluntariado organizadas por el Ayuntamiento

El programa de voluntariado que se ha encargado de mantener controlado el rabo de gato en el municipio, cumplió recientemente una década de trabajo ininterrumpido. La propuesta, iniciada en octubre de 2011, y organizada por el Ayuntamiento de Buenavista del Norte con la colaboración de la Asociación Abeque y el Parque Rural de Teno, ha conseguido reducir la afección de esta especie exótica invasora en gran parte del territorio del municipio.

Alrededor de 3.000 personas han participado en las acciones de voluntariado. Muchas de ellas pertenecientes a diferentes colectivos como clubes de senderismo, asociaciones de montañeros o de escaladores, grupos de boys scouts y la colaboración fundamental de los colectivos de salto del pastor canario, gracias a los cuales se ha podido acceder a puntos de difícil acceso a los que es imposible llegar caminando. También es destacable la participación de personas a nivel individual.

El concejal de Medio Ambiente, Esteban Lorenzo, subraya que “esta década ha supuesto un antes y un después para el control de rabo de gato en Buenavista y ha sido estratégica como proceso de aprendizaje sobre nuestro medio natural, las afecciones que lo aquejan y las soluciones que, como sociedad, podemos aportar para mejorarlo día a día. Vivimos sobre una joya de la naturaleza que tenemos que mimar y aprender a cuidar y para eso es fundamental minimizar las amenazas que la acechan”.

Lorenzo agradece la implicación de organizaciones y voluntarios y asegura que la intención del Ayuntamiento “es seguir apoyando esta campaña y fortalecer medidas y acciones encaminadas a la conservación del medio natural, recurso básico para el futuro y nuestra supervivencia en el planeta”.

La propuesta de controlar el rabo de gato se inició ante la preocupación de un colectivo de vecinos y vecinas por la incidencia que esta especie invasora y extremadamente peligrosa estaba teniendo, sobre todo, en ecosistemas vulnerables del Parque Rural de Teno, en los que estaba desplazando a la flora nativa y transformando peligrosamente su estado natural.

Durante todo este tiempo, se han convocado una o dos acciones cada mes, estableciendo zonas de actuación en las que el voluntariado realiza revisiones cada cuatro meses. En estos espacios, al tiempo que se avanza en la eliminación de planta madura, también se repasa las zonas ya trabajadas para eliminar las nuevas plántulas que rebrotan. De esta manera, se consigue reducir de forma exitosa el índice de eclosión de la especie.

Cada una de las organizaciones que hacen posible este proyecto cumplen unas funciones específicas. El Ayuntamiento, como institución organizadora, se hace cargo de gestionar permisos, pago de seguros, tramitación y pago del transporte y gestión del registro de voluntariado; el Parque Rural de Teno coordina las zonas de actuación y controla la evolución de los resultados de la campaña, aportando, además, materiales de trabajo; y, por último, la Asociación Abeque, se encarga de hacer las convocatorias, canalizar el voluntariado, supervisar las diferentes actividades y fomentar la concienciación ambiental.

TE RECOMENDAMOS