granadilla de abona

El buque hospital África Mercy regresa a Senegal tras 22 meses en Granadilla

"Nuestra comunidad a bordo se enfrentó a muchos retos desde que llegamos. Nos sentimos profundamente conmovidos y animados por la generosidad de nuestros amigos aquí en Tenerife" declaró Gerardo Vangioni, presidente de Naves de Esperanza en España

El buque hospital África Mercy ha zarpado hoy del puerto de Granadilla, con destino a Dakar, Senegal, en su esperado regreso a África, donde la tripulación del buque pasará el resto de este año cumpliendo la promesa de volver a contactar con los pacientes que no pudieron ser operados en el buque cuando se inició la pandemia de la COVID-19.

Durante 22 meses el Africa Mercy ha permanecido en las Islas Canarias durante la pandemia de la COVID-19 y ha aprovechado el tiempo para realizar tareas de mantenimiento y preparativos para poder reanudar su misión, por medio de nuestra tripulación de cooperantes voluntarios, quirúrgica y de formación a profesionales de la salud en África.

Tras la partida del buque, el presidente de Mercy Ships, en España, Naves de Esperanza, Gerardo Vangioni, organizará un acto de agradecimiento a quienes han apoyado al África Mercy y a su tripulación durante los últimos 22 meses.

“Durante el evento, Naves de Esperanza expresará su sincero agradecimiento por el apoyo recibido en España, y en concreto en Tenerife, al buque hospital África Mercy y su tripulación durante este tiempo en las Islas Canarias. Muchas personas, instituciones y empresas han colaborado, prestado servicios y asistencia durante la estancia del buque hospital en Tenerife y Gran Canaria. Todos ellos siguen siendo un gran apoyo para Naves de Esperanza, y su compromiso es una garantía para el futuro de Naves de Esperanza y de la gente de todas las naciones a las que servimos”, declaró Vangioni.

Desde marzo de 2020, después de que el buque tuviera que concluir sus servicios médicos en África Occidental y buscara un puerto seguro, el África Mercy fue acogido por el Puerto de Granadilla, en la isla de Tenerife. Con el apoyo de Puertos de Tenerife y autoridades locales, el buque y su tripulación pudieron permanecer atracados en el puerto por tiempo indefinido. El buque estuvo en Granadilla durante los primeros 13 meses, mientras se realizaban tareas de mantenimiento y reparación, antes de ir a Las Palmas de Gran Canaria para realizar cuatro meses de trabajo en los astilleros. Luego, en octubre pasado, el barco volvió a Granadilla para los últimos preparativos antes de regresar a África.

“Nuestra comunidad a bordo se enfrentó a muchos retos desde que llegamos. Nos sentimos profundamente conmovidos y animados por la generosidad de nuestros amigos aquí en Tenerife. Estamos muy agradecidos por los muchos que han apoyado y satisfecho nuestras necesidades como comunidad durante este periodo de espera”, declaró Bernard van den Bosch, director general del buque hospital África Mercy.

Todo el generoso apoyo recibido ha sido vital para ver este día en que el África Mercy vuelve a Senegal para ofrecer esperanza y curación a los necesitados. “Ya se han seleccionado más de 1.000 pacientes para los programas quirúrgicos, con la prioridad en los pacientes ya identificados desde la última visita del barco”, dijo van den Bosch.

En los últimos 30 años, Naves de Esperanza ha trabajado en 14 países africanos para ofrecer cirugías gratuitas, proyectos de formación médica y desarrollo de infraestructuras sanitarias.

Los buques hospitales de Naves de Esperanza seguirán viniendo cada año a las Islas Canarias para su revisión y mantenimiento una vez finalizados los períodos de 10 meses de proyectos en África.

Naves de Esperanza

Naves de Esperanza utiliza buques hospitales para ofrecer servicios de salud gratuitos, de clase mundial, infraestructura hospitalaria y desarrollo sostenible para aquellos con poco acceso en el mundo en desarrollo. Fundada en 1978 por Don y Deyon Stephens, Naves de Esperanza ha trabajado en más de 55 países en vías de desarrollo, proporcionando servicios valorados en más de 1.500 millones de euros y beneficiado directamente a más de 2,8 millones personas. Nuestros barcos están tripulados por voluntarios de más de 60 países, con un promedio de más de 1.200 voluntarios cada año. Profesionales como cirujanos, dentistas, enfermeros, formadores de atención médica, maestros, cocineros, marineros, ingenieros y agricultores, donan su tiempo y habilidades. Naves de Esperanza busca transformar a las personas y servir a las naciones.

TE RECOMENDAMOS