santa cruz

El Palacio de Carta de Santa Cruz reabrirá sus puertas en el mes de junio

La recuperación de un segundo patio interior y la rehabilitación del principal, hitos más destacados de la fase uno, que convertirá la primera planta en un centro de visitantes
El segundo patio se ha recuperado con la obra de la primera fase del Palacio de Carta. Fran Pallero

Cuesta imaginarse el resultado final de la rehabilitación, puesto que la imagen que ofrece la primera planta del Palacio de Carta de Santa Cruz es la de una obra con todo por rematar. Sin embargo, desde la dirección técnica de la misma y desde el Ayuntamiento de Santa Cruz se asegura que lo más difícil ya está hecho y que solo queda empezar a cerrar lo que está abierto, todo para que en junio ya esté de nuevo operativo este espacio emblemático de la capital, que albergará un punto de información turística.

Ayer, el alcalde, José Manuel Bermúdez, junto al primer teniente de alcalde, Guillermo Díaz Guerra; el de Obras, Dámaso Arteaga, y el edil delegado de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, visitaron la ejecución de una obra que, como hitos más importantes, recupera para el público el segundo patio interior, cuyo acceso está por la calle San José, y el patio principal que recupera su esplendor. Además, se unen los dos espacios que conformarán los puntos de información turística.

El Consistorio ha invertido 1,3 millones en la primera fase de la rehabilitación del que fuera el primer BIC de Santa Cruz.

Bermúdez puso en valor esta remodelación y rehabilitación “dentro del conjunto de actuaciones que en el área de Patrimonio Histórico y recuperación de inmuebles lleva a cabo esta Administración local, con una inversión de más de 30 millones” y argumentó que “ puede concluirse que Santa Cruz es el municipio con mayor inversión destinada a la recuperación de su patrimonio de toda Canarias”. Por su parte, Arteaga recordó que se tuvo que modificar el proyecto tras hallarse un aljibe antiguo en el edificio. “En ese momento se tuvieron que parar las obras, que se han vuelto a poner en marcha después que la dirección facultativa diera una solución”, dijo. Esa solución ha sido la de sellar el aljibe.

“Esta primera fase de las obras -sostuvo Arteaga- sigue su curso en el plazo establecido, a pesar de que los técnicos se vieron obligados a hacer un parón ante la necesidad de llevar a cabo un tratamiento de desinsectación”. También apuntó el uso de un sistema antincendios por pulverización y que ,”además, se está adaptando la entrada principal del edificio para crear un acceso para personas con movilidad reducida, muy moderno y único en España, con una escalera retráctil, así como un ascensor”.

TE RECOMENDAMOS