los realejos

La escultura de bronce del Mencey Bentor, en Los Realejos, aparece llena de pintadas

No ha sido el único acto vandálico en el Norte de la Isla, en la escuela infantil de Garachico 'La Casita Amarilla' rompieron cristales y provocaron destrozos que impidieron su apertura

El Norte de Tenerife fue ayer la zona elegida por los vándalos para acometer acciones que dejaron un mal sabor de boca en los vecinos, principalmente en los de Los Realejos y Garachico.

A primera hora del lunes los habitantes de Icod El Alto, se encontraron con que la escultura de bronce del Mencey Bentor, una pieza del patrimonio cultural de Tenerife ubicada en el mirador El Lance, había sido pintada con palabrotas ofensivas, groseras y con contenido machista, y atacada por quienes no saben apreciar su valor.

Los operarios de la empresa municipal Realserv se acercaron a valorar los daños y a intentar quitar la pintura, que todavía estaba fresca. Hoy está previsto que una empresa especializada de fundición de bronce valore los desperfectos y determine el tratamiento más adecuado que se le debe dar, que seguramente consistirá en volver a imprimir una pátina.

La escultura del Mencey Bentor es uno de los símbolos de la zona de Icod el Alto. Lo ocurrido es un atentado al patrimonio cultural y artístico del municipio y así lo condenaron tanto el alcalde, Manuel Domínguez, como el concejal de Patrimonio, Adolfo González.

Se trata de una obra de la artista canaria Carmen León Rodríguez, que data de 1996 y que rinde homenaje a la figura del último Mencey de Canarias, quien saltó al vacío por la ladera de Tigaiga prefiriendo la muerte ante la posibilidad de caer prisionero por las fuerzas conquistadoras castellanas.

La indignación por lo ocurrido fue la misma que tuvieron las familias de los usuarios de la Escuela Infantil ‘La Casita Amarilla’ de Garachico, al enterarse que por segunda vez en un mes había sufrido destrozos. Este hecho impidió que ayer pudiera abrir sus puertas con el consiguiente problema que ello ocasionó a las familias, ya que se trata de un servicio municipal imprescindible para poder conciliar la vida laboral y familiar.

Por suerte, los daños no son graves, varios cristales rotos y mobiliario movido de su sitio con la intención de robar, confirmó a este periódico el alcalde, José Heriberto González.

La concesionaria del servicio comunicó lo sucedido al seguro que deberá realizar las valoraciones oportunas.

No obstante, el Ayuntamiento deberá reponer los daños para que pueda retomar la actividad, que será hoy mismo, tras presentar la denuncia a la autoridad judicial para que investigue lo ocurrido.

TE RECOMENDAMOS