arona

La luz, después de 43 días, regresó anoche a más de 1.500 viviendas en Ten-Bel

La propiedad llega a un acuerdo con una comercializadora para que suministre la electricidad y pagar así la deuda con Endesa
Uno de los generadores que ha estado dando luz durante los últimos 43 días. DA

La luz vuelve a Ten-Bel. Cerca de 2.000 personas pueden disfrutar desde hoy, de manera normalizada, de la energía eléctrica, después del corte que sufrieron el pasado 29 de diciembre unas 1.500 viviendas de las siete urbanizaciones privadas que componen ese núcleo, creado en los años 60 como un paraíso para las vacaciones, hoy convertido en un degradado lugar residencial, en el municipio de Arona.

Desde que sufrieron el corte de Endesa, por un impago superior al millón de euros, cada una de las urbanizaciones ha obtenido energía gracias a varios generadores por los que pagaban 4.000 euros semanales, pero desde anoche comenzaron a engancharse a la red gracias al acuerdo de la propiedad con una comercializadora, que ha suscrito un contrato con Endesa, comprometiéndose a gestionar los contadores, todavía generales, con un único contrato eléctrico. Eso no quita que tres de las siete urbanizaciones hayan denunciado a Endesa y a la empresa TenBel Turismo SL, por el corte de diciembre.

La sociedad propietaria anunció el pasado 12 de enero que abonaría la deuda y la repercutiría en las comunidades que conforman la urbanización, pero este hecho ha tardado un mes en hacerse realidad, aunque Ángel Cristóbal, representante de TenBel Turismo SL, comentaba anoche que “ahora la comercializadora, una imposición de Endesa, gestionará con Industria que cada urbanización pueda disponer de su propio contador”, con el fin de que “no vuelva a ocurrir un corte general”.

Además, recordó que se reunirá con los afectados la próxima semana y que la deuda será repercutida a cada urbanización, mientras lamentó que el acuerdo “llegara tan tarde”. Eso sí, la buena noticia es que la nueva comercializadora, una vez quitada la quita con Endesa, cobrará el 20% menos en la tarifa que tenían asignada años atrás.

Vecinos como Dirk Puype, belga de 65 años, residente en La Alborada, reconocían que se arrepienten de invertir sus ahorros en un apartamento para pasar los inviernos como jubilado. Fleur Robbrecht, ciudadana belga cuya familia es propietaria de un apartamento desde hace más de 30 años, explicaba hace unas semanas que los generadores que suministran energía eléctrica a las comunidades “hacen un ruido de escándalo y cuestan 4.500 euros a la semana”.

TE RECOMENDAMOS