cultura

Roberto Pérez Toledo: interpretar el mundo a través de una cámara

El cineasta, fallecido el lunes, acababa de rodar su tercer largometraje, Madrid acoge su primera obra teatral y su corto 'Antes de la erupción' estuvo preseleccionado para los Goya
El cineasta lanzaroteño Roberto Pérez Toledo falleció el lunes a los 43 años. / EP

“Esto del cine es muy complicado y muy adictivo. Hacer cine es difícil, pero es mi pasión y no me imagino haciendo otra cosa”. El cineasta lanzaroteño Roberto Pérez Toledo, fallecido el lunes en Madrid a los 43 años, se expresaba así en una entrevista que mantuvo con DIARIO DE AVISOS por el estreno de Seis puntos sobre Emma (2012), su primer largometraje, protagonizado por Verónica Echegui y el actor tinerfeño Álex García.

Diez años después, Pérez Toledo dejó listo antes de fallecer su tercer largometraje: Lugares a los que nunca hemos ido. “Es una película con la que avanzo en mi exploración de las relaciones y los afectos humanos, poniendo la lupa esta vez en la generación de los que ya hemos cumplido 40”, había señalado el director. “El denominador común de las historias que aquí cuento -explicaba- es que hablan sobre lo complejo de entrar de lleno en la edad adulta, sobre lo que dejamos por el camino para lograr determinadas metas, sobre todos esos lugares a los que ansiábamos ir, pero han terminado por no parecerse demasiado a cómo soñábamos que serían”.

‘COMO LA ESPUMA’

La noticia del fallecimiento del director, guionista y productor canario, del que precisamente estos días el Teatro María Guerrero de Madrid pone en escena su primera obra teatral, Manual básico de lengua de signos para romper corazones -en una producción del Centro Dramático Nacional-, generó numerosos mensajes de pesar. Entre ellos, el de la actriz orotavense Sara Sálamo, que participó en el cortometraje de Pérez Toledo Eurofan (2015) y en Como la espuma (2017), su segundo largo, aunque antes había dirigido el film colectivo Al final todos mueren (2013) junto a Javier Fesser, Javier Botet, Pablo Vara y David Galán Galindo.

“Nos unió la tierra canaria y el amor por el cine, pero nos abrazamos por las confidencias y la química. Gracias por tu lucha, por abrirme las miras hacia la diversidad. Por darle lugar a la tolerancia y subrayar siempre el amor. Gracias por enseñarme tantas cosas. Gracias por mirarme como lo hacías. Es muy duro despedir a un amigo. Pero, sobre todo, a un amigo como tú. Te quiero”, publicó Sara Sálamo en sus redes sociales.

Otra actriz canaria, la güimarera Carla Antonelli, también política y activista, se despedía del cineasta en Twitter: “Un director comprometido con la diversidad y universo LGTBIQ+ en sus películas y cortos, más de 40, donde era un referente, siendo Antes de la erupción, uno de sus últimos cortos, premiado en el Festival de Cine LGTBIQ+ de Alicante y candidato a los #Goya2022“.

“Hacer cine es difícil, pero es mi pasión y no me imagino haciendo otra cosa”, afirmaba el director canario

El cine breve no solo fue la escuela de Roberto Pérez Toledo, pues nunca dejó de rodar en este formato, a lo que habría que sumar la exitosa tv-movie Los amigos raros (2014), la miniserie estrenada en Facebook Amor superdotado (2019) o cortos publicitarios. “En el corto soy un hombre orquesta y en el largometraje solo dirijo, lo que ya es bastante”, explicaba a este periódico en aquella entrevista.

El cineasta padecía atrofia espinal congénita, que le llevó a servirse de una silla de ruedas desde los 14 años. El tema de la discapacidad está muy presente en su obra, pero como instrumento para mostrar otras limitaciones, quizás menos evidentes, pero que nos condicionan a todos. Así, por ejemplo, acerca de Seis puntos sobre Emma explicaba a este diario: “Es un relato contado a través de una joven ciega que busca un hombre que la fecunde porque quiere tener un hijo. Sí, hablo de la ceguera, pero sobre todo de la ceguera sentimental. Todos en la vida damos palos de ciego y creo que, por eso mismo, es una historia con la que se puede identificar un gran número de personas”.

Ahora, 10 años más tarde, al hablar de su obra de teatro Manual básico de lengua de signos para romper corazones, señalaba: “Es una historia sobre personas, no sobre personas con discapacidad y sin discapacidad, en donde estos dos personajes van a descubrir que lo que los separa no es aprender lengua de signos, sino ser personas contradictorias”.

TE RECOMENDAMOS