güímar

Sin tratamiento biológico de vertidos, el Polígono de Güímar debe cerrar

El viceconsejero Miguel Ángel Pérez advierte a ayuntamientos y Ciatf de que el lunes se iniciará la última autorización hasta el 28 de marzo, fecha tope para mejorar las aguas

“Si la Edari no contara el 28 de marzo, a las dos de la tarde, con un proceso biológico para tratar las aguas residuales industriales, tendremos que proceder al cierre del Polígono Valle de Güímar”. Así de rotundo se expresó el viceconsejero regional de Lucha Contra el Cambio Climático, Miguel Ángel Pérez, tras anunciar que este lunes se comunicará a los tres ayuntamientos de la comarca y al Consejo Insular de Aguas la autorización para verter hasta esa fecha, “la última autorización, pues ya no habrán más”, remarcó.

Pérez señaló que, en caso de que ese proceso bioquímico para tratar las aguas con metales pesados no esté funcionando antes del 28 de marzo, la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural tiene orden de cerrar el polígono, “un duro palo, porque se quedarían sin trabajo casi tres mil personas”, señaló el viceconsejero. Además, recordó que la fecha del 1 de marzo como final de la autorización la pusieron los ayuntamientos de Candelaria, Arafo y Güímar, así como el propio Consejo Insular de Aguas, pues en noviembre pudieron haberla puesto hasta agosto, cuando tenían previsto finalizar toda la Edari. “No es culpa nuestra que esa autorización caducara ahora”, manifestó.

A partir de este lunes, una vez le llegue la resolución a los tres ayuntamientos, a la UTE y al Ciaft, se procederá a cumplir con el nuevo plan de etapas aprobado el día 28 por los tres consistorios, obligados a llevar los vertidos a la única depuradora industrial de Tenerife, la recientemente construida en el Polígono La Campana, por iniciativa municipal y en contra de la opinión del grupo de Gobierno del Cabildo.

En ese plan de etapas se contempla que en la primera semana, del 7 al 14, se llevará al día el 22% del caudal de aguas industriales del Polígono, mientras que en la segunda semana se aumentará hasta el 25%. Además, se dispondrá en la Edari de Arafo de un tanque para almacenar 1.500 metros cúbicos hasta que se pueda verter al mar desde el emisario, una vez esté instalado el procesador bioquímico que permita, por ejemplo, eliminar partículas de aluminio. Según el alcalde de El Rosario, Escolástico Gil, en la depuradora de La Campana cabrían al día de hoy 240 de los 250 metros cúbicos que puede albergar como capacidad máxima.

Convenio y cubas

El Rosario no ha puesto impedimento alguno para que esas aguas lleguen a la depuradora de La Campana, pero determinó, para ello, la firma de un convenio que ayer mismo aprobó en junta de Gobierno y trasladó a los consistorios de Arafo, Güímar y Candelaria para que lo firmaran.

Arafo y Candelaria lo aprobaron en pleno, con abstención de la oposición, excepto Vecinos por Candelaria, que votó con el PSOE en la Villa Mariana. En Güímar lo aprobó la junta de Gobierno, al tener delegadas las competencias en la materia, con el disgusto de la exalcaldesa Luisa Castro, que insiste en que “la Edari y el emisario es competencia del Cabildo, no de los ayuntamientos y deben ser ellos quienes deben resolver el problema y pagar las cubas”.

El traslado en cubas se iniciará este lunes, con un coste de 45.945 euros mensuales para cada ayuntamiento, algunos de los cuales ya piensa retraerlos al Consejo Insular de Aguas, pese a que su presidente, Javier Rodríguez, insiste en que “los vertidos son competencias de los municipios”, lo mismo que dijo ayer en el pleno el secretario municipal de Candelaria, Octavio Fernández.

TE RECOMENDAMOS