crisis migratoria

Entre niebla y soledad fue enterrado en El Hierro el menor fallecido en patera

Los restos mortales de este inmigrante “desconocido” descansan en el cementerio municipal de El Pinar, al sur de El Hierro.
Entre la niebla y soledad fue enterrado en El Hierro el menor fallecido en patera
Imagen de archivo de varias pateras. DA

Entre la niebla y en la más estricta soledad fue enterrado ayer el menor fallecido en patera que llegó el pasado domingo a El Hierro.

Los restos mortales de este inmigrante “desconocido” descansan en el cementerio municipal de El Pinar, al sur de El Hierro.

Este migrante, aparentemente menor de edad, se encontraba muerto dentro de la embarcación que recaló el pasado domingo, 27 de marzo, en el puerto de La Restinga, entre los 48 inmigrantes subsaharianos que ocupaban la patera, en los que había hombres mujeres y niños.

Otras cinco personas, dos de ellos también menores, fueron hospitalizadas.

Se trata del séptimo cuerpo sin identidad al que se le da sepultura en este campo santo de El Pinar en lo que va de año, consecuencia del drama de la inmigración irregular en Canarias.

Según el relato de los propios ocupantes de esta embarcación, 25 cuerpos sin vida más, fueron arrojados por la borda durante el trayecto antes de llegar a las costas de El Hierro, debido a las “terribles condiciones de la travesía”.

Juan Miguel Padrón, alcalde del Ayuntamiento de El Pinar, ha explicado en declaraciones a EFE que desde la institución han intercedido a través de las autoridades competentes con el fin de hacer todo lo posible para conocer la identidad de estas personas que ahora descansan en el cementerio municipal, identificados con un número.

Según relata el alcalde, su intención es “dignificar” la memoria de estas personas en la medida de lo posible, víctimas de una situación “terrible derivada de un drama humano que nos afecta a todos”, colocando una placa con el nombre de cada una de estas personas fallecidas en su tumba.

“Creo que es lo mínimo que podemos hacer para honrar la memoria de quienes se juegan la vida en una travesía llena de peligros en busca de una vida mejor”, asegura.

“Me gustaría que tuvieran una placa con su nombre, por si algún día un familiar o alguien en busca de respuesta, les pudiera encontrar y tuviese un lugar donde rendirles tributo, y saber que han tenido un trato digno como cualquier ciudadano o vecino de mi pueblo”, expresa el alcalde de El Pinar.

TE RECOMENDAMOS