sanidad

Óliver, realejero con enfermedad de Crohn: “Cada día enfrentamos una discapacidad invisible”

Junto a su madre, Salu, lograron baños adaptados en la playa de El Socorro, el pabellón Basilio Labrador o el CC Alcampo La Villa
enfermedad de Crohn

La Asociación Canaria de Enfermos y Familiares de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal y Ostomía (Aceiio) celebró recientemente su primer año de vida luchando por conseguir baños adaptados, una red de comercios solidarios y concienciar y darse a conocer a la sociedad.

Óliver García Grillo es un joven realejero que a los ocho años le diagnosticaron la enfermedad de Crohn. Ha pasado años de ingresos hospitalarios, recaídas, decenas de intervenciones quirúrgicas, hasta que le sometieron a una ostomía, una operación que le “cambió la vida”, pero se enfrenta a diario por una discapacidad “invisible y desconocida”.

Junto a su madre, Salu, Óliver comenzó una lucha intensa para dar visibilidad y concienciar sobre estas enfermedades y las limitaciones a las que se tiene que enfrentarse cada día. La semana pasada se reunieron con el Diputado del Común para solicitar baños adaptados para ostomizados en edificios públicos y centros sanitarios.

“Hemos logrado que instalen baños para personas ostomizadas en varios lugares de Los Realejos. El primero fue la instalación de un aseo adaptado en la playa de El Socorro, al que siguieron oros en el complejo Deportivo Basilio Labrador o el Centro Comercial Alcampo La Villa”. Además van por buen camino otros en la playa de Punta Brava, en el Puerto de la Cruz.

Además, junto a su madre han logrado una “red de comercios y bares que pemiten entrar al baño sin tener que pagar una consumición”. Óliver ha tenido que dejar sus estudios en la ULL, ya que “el estrés y la ansiedad han empeorado la enfermedad” y lamenta que no le dejen “una convocatoria extraordinaria” cuando pierde un examen por estar ingresado. “Solo pido tener las mismas oportunidades que el resto”. Recuerda las dificultades para llegar en guagua a Guajara o al HUC. “Cada día tenía que bajarme, buscar un baño, pagar una consumición, y esperar a la siguiente”.

TE RECOMENDAMOS