crisis migratoria

En memoria de Abdourramane, quien vino a Canarias en patera y pereció tratando de llegar a Francia

Compañeros de Abdourramane, el guineano ahogado en el Bidasoa, que había llegado en patera a Arrecife el mes pasado, lo homenajean en Las Raíces; el Gobierno vasco tilda de racista a Francia
Abdourramane

Abdourramane Bah vendió el mototaxi con el que se ganaba la vida en su Guinea Conakry natal en busca de una existencia mejor, tal y como contó su tío al Diario Vasco. Joven (las distintas informaciones hablan de que tenía 18 años, otras que 25), este ejemplo de la desesperanza dramática que se sufre en no pocas zonas de África quiso buscarse la vida, como cualquier europeo de su edad con una diferencia: allí no hay alternativa. Por eso no dudó en arriesgarlo todo y se jugó la vida en el peor escenario posible: la Ruta Canaria de las pateras, esa que ha convertido las aguas del Archipiélago en un cementerio.

Abdourramane sobrevivió, lo que no es poco habida cuenta que son más de un millar los fallecidos solo en 2021 por estos lares, y logró alcanzar las costas de Lanzarote en una patera a primeros del mes pasado. De allí pasó al campamento de Las Raíces (La Laguna), pero falleció la semana pasada ahogado cuando quiso cruzar a nado el río Bidasoa rumbo a Francia. Es el quinto caso documentado en el lugar. Como resaltó Ernest Hemingway, el poema de John Donne nos enseña que “ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”.

Hace unos días, doblaron -metafóricamente- en Las Raíces las campanas en honor a Abdourramane gracias a sus compañeros de patera, pero también de los que compartieron con él la escuelita de español que los voluntarios han organizado en dicho campamento para auxiliar a los supervivientes de la Ruta Canaria.

Homenaje a Abdourramane

El de Abdourramane fue un homenaje sencillo, apenas una gota de agua en el océano de esta historia tan dramática. El director de Migración y Asilo del Gobierno Vasco, Xabier Legarreta, no dudó en denunciar el “control selectivo y racista” que ejerce la policía francesa en la frontera de Irún en reclamar “rutas y corredores seguros” para los migrantes. Comprobando que, felizmente, se acoge sin problemas a los desplazados de Ucrania, habrá que preguntarse si el color de la piel tiene algo que ver.

TE RECOMENDAMOS