la palma

Una protectora palmera pide ayuda para conseguir una lavadora industrial

Benawara ha hecho un llamamiento a quien pueda facilitarles una "de segunda mano y a buen precio", para mantener en perfectas condiciones las "mantitas y camas" con las que atienden a los perros y gatos que rescatan

La protectora de animales y plantas Benawara, de La Palma, ha lanzado una petición en redes sociales para conseguir una lavadora industrial “de segunda mano y a buen precio”. Al parecer, la que tenían ha sufrido un fallo técnico y la pieza necesaria para solventarlo “está siendo muy complicado conseguirla”.

A fin de continuar su labor, que, entre otras tantas tareas, consiste en asistir a los perros y gatos desaparecidos en el marco de la erupción del volcán de Cumbre Vieja, la entidad ha recurrido a sus seguidores para lograr dar con un electrodoméstico que les permita tener en perfectas condiciones las “mantitas y camas” que utilizan.

Por otra parte, desde la organización señalan que “las donaciones pararon hace mucho”, dado que el interés en todo lo concerniente con la emergencia volcánica ha disminuido. He ahí la razón por la que, continúan diciendo, “nos está siendo difícil afrontar todos los gastos actuales más los imprevistos”.

Cabe recordar que Benawara, los días previos al fatídico 19 de septiembre de 2021, elaboró una lista de posibles casas de acogida, con previsión de que pudiera comenzar a emerger lava desde las zonas altas del Valle de Aridane. Una vez esto ocurrió, se puso al frente de un refugio en las canchas del IES Eusebio Barreto Lorenzo de Los Llanos; una infraestructura que acogió a centenares de animales a lo largo de la emergencia.

AMPLIO RECORRIDO

Uno de los casos de éxito más celebres de la ONG es el de Tía, una gatita que sufrió graves quemaduras durante el incendio que, el verano pasado, azotó el municipio de El Paso. De hecho, se trató del suceso de estas características más voraz jamás registrado en La Palma, al tener lugar principalmente en interfaz urbano-forestal, es decir, en áreas edificadas.

La gatita en cuestión vivía en una colonia controlada de la urbanización Celta, gestionada por Mónica, una particular. Al irrumpir las llamas en la zona, salió corriendo, como otros tantos animales que huían de las altas temperaturas. Días después fue localizada, aunque se resistía a ser tratada, lo que supuso un reto para los integrantes de Benawara. No obstante, finalmente pudieron cogerla para darle la atención que necesitaba.

Tras meses de rehabilitación, la felina pudo volver a abrir los ojos, como contó DIARIO DE AVISOS entonces. La presidenta de la entidad, Esther Campos, declaraba que “cada día nos emociona más con sus avances”, teniendo en cuenta que demostraba tener “muchas ganas de comer” y de fortalecerse.

TE RECOMENDAMOS